La DGT está modernizando el reglamento a la hora de poner multas a los conductores. Esto hace que haya nuevas normativas, una de ellas por ejemplo es la posibilidad de que llevando abrigo, te puedan poner una de estas multas. Al igual que también están implantando nuevas modificaciones dentro de las etiquetas medioambientales y nuevas señales de tráfico. En este caso, un despiste o una mala planificación hace que cualquiera se pueda quedar sin gasolina en mitad de la carretera. Ahora, agotar el combustible puede costar mucho dinero ya que existe la posibilidad de recibir una multa o incluso varias.

El Reglamento General de Circulación no sanciona la falta de gasolina como tal, lo que sí sanciona normalmente son las circunstancias que rodean a esta pequeña catástrofe. Algunas de estas son por ejemplo estacionar en un lugar indebido, algo que se torna como inevitable, y hacer maniobras que pongan en riesgo al conductor o al resto de coches de la vía. Así que si quieres saber más sobre esta posible multa que te puedes llevar, sólo tienes que seguir leyendo el siguiente artículo.

¿Por qué te multan si te quedas sin gasolina?

No suelen emitirse multas por quedarse sin gasolina en sí, pero quedarse sin combustible puede llevar a situaciones peligrosas en carretera. Cuando un vehículo se detiene en un lugar inapropiado, como en medio de una carretera o autopista, puede causar congestión de tráfico y aumentar el riesgo de accidentes. En algunos casos, las autoridades pueden multar por estacionarse o detenerse en lugares prohibidos o peligrosos, lo que podría ocurrir cuando un vehículo se queda sin combustible en un lugar inapropiado.

¿Cuál es la penalización por quedarse sin gasolina?

La penalización por quedarse sin gasolina generalmente no implica una multa directa, a menos que haya estacionado en un lugar prohibido o peligroso. En cambio, el costo principal suele ser el inconveniente de quedarse varado y la necesidad de pedir asistencia de remolque o transporte de emergencia. Además, puede haber gastos adicionales si es necesario reiniciar el vehículo después de agotar el combustible o si se daña el sistema de combustible debido a la falta de gasolina.

¿Qué dice el reglamento de la DGT a la hora de poner esta multa?

En este sentido, el artículo 90 afirma que “la parada o el estacionamiento de un coche en vías interurbanas tiene que efectuarse siempre fuera de la carretera, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén”. Si se hace otra cosa, exceptuando casos de averías o accidentes, se transformará en una multa de 200 euros de la DGT sin pérdida de puntos. Hay que tener en cuenta que, sin combustible, no se estaciona fácilmente donde uno quiere.

Tanto es así que, cuando un depósito se encuentra vacío por completo, el motor se para totalmente y ya no existe la asistencia a la dirección ni a los frenos. Por lo que, mientras el conductor consigue detenerlo, el coche se convierte en un elemento sin casi control, pudiendo generar así situaciones de riesgo. Y claro, en el momento que se pare por completo, ahí se ha quedado, es decir, no puede moverse más.

¿Qué multa por conducción negligente me puede poner la DGT?

En este caso, si te quedas sin gasolina, también te expones a lo que dice el artículo 3 del código, que es que el conductor puede llevarse una multa por conducción negligente. Concretamente, avisa de que “se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro a sí mismo, al resto de pasajeros del coche y al resto de los usuarios de la vía”. Si te multan por esta, la DGT emitirá una sanción de 200 euros.

Multas DGT

También cuando se supere el momento y se haya detenido el coche, antes de hacer otras cosas, el conductor debe avisar de la situación señalizando con triángulos de peligro y siempre con el chaleco reflector puesto. En caso contrario, se sumaría otra multa de 80 euros. Pero esto no se quedará solo ahí, lo que se debe hacer es llamar al servicio de asistencia en carretera del seguro para que envíe una grúa. Eso sí, esto no siempre se encuentra cubierto por el seguro y es que se debe estar al tanto de la letra pequeña de la póliza para saber si la grúa vendrá de manera gratuita o no.

¿Qué más puedes hacer en estos casos para evitar cualquier multa de la DGT?

Otra alternativa es, en el caso de que hayas dejado el coche cerca de una estación de servicio, es acudir a ella a por gasolina. Eso sí, debes saber que no te servirá cualquier recipiente para repostar tu coche, solo los homologados por la normativa sobre transporte de mercancías peligrosas. Esto es porque siempre se ponen multas de entre 2.000 y 3.000 euros para quienes usan garrafas o botellas sin homologar. Así que lo mejor es que no te arriesgues ya que no son caros y los encontrarás en las propias estaciones de servicio sin problema alguno.

Y si te quedas sin diésel en tu coche, los problemas en cuanto a sanciones acabarían ahí, pero no los conflictos de manera general. Es decir, un coche de gasolina se pondrá en marcha de nuevo en cuanto reciba combustible suficiente, pero en uno de gasóleo puede que necesite purgar el circuito. En este caso, no te quedará más remedio que llevar el coche al taller, por lo que el coste económico ascenderá.

¿Qué nuevas señales de tráfico va a añadir la DGT para 2023?

Te podemos decir que se añadirá la P‐35, la cual avisará del peligro por la proximidad de un tramo comprendido entre una confluencia y una bifurcación donde hay diferentes movimientos de cambio de carril por parte de los coches. También entrará en vigor la P‐24ª, que avisará del peligro por la proximidad de un lugar donde frecuentemente la vía puede ser atravesada por animales en libertad, sobre todo jabalíes. Siguiendo con estas nuevas señales, te podrás encontrar con la P‐33, que anunciará el peligro por la proximidad de un tramo en el que normalmente la circulación se ve dificultada por falta de visibilidad y presencia de niebla, lluvia, nieve o humos.

Además, estará la P‐8, que mostrará la notificación del peligro por la proximidad de un paso a nivel no provisto de barreras o semibarreras, al igual que la P‐20a, que tendrá que ver con la cercanía de los peatones. Por otro lado, destaca la P-21b que avisará del peligro relacionado con un lugar que frecuentan ancianos. Esta última es parecida a la P-21a, que tiene que ver con lugares frecuentados por niños. Otra de las señales tendrá que ver directamente con los ciclistas ya que estos han sufrido mucho últimamente en la carretera. La R‐118 tendrá que ver con la prohibición de acceso a vehículos de movilidad personal y, como estas, entrarán en vigor algunas más en los próximos meses.

Artículos Relacionados