La DGT trae novedades en muchos sentidos para este nuevo año 2023 y es que una de ellas son las nuevas señales de tráfico, las cuales llegarán al reglamento de circulación a mediados del próximo año. Esto se debe a la entrada en vigor de un real decreto que han elaborado los ministerios de Transportes e Interior y la DGT, entre otros organismos. A esto se le añade las nuevas medidas respecto a las etiquetas medioambientales, las cuales van en consonancia con la implantación de la nueva movilidad sostenible y eléctrica que cada vez está más presente en el mundo del motor y en la sociedad en general.

Por su parte, podemos adelantar que la señal previa a un paso de peatones será diferente, al igual que la de stop ya que tendrán nuevas medidas y formas para sus letras. También se añadirá una que avisa de la posibilidad de que los jabalíes crucen la calzada. Como decimos, la nueva movilidad trae señales consigo, como es la que prohíbe el paso expresamente a los patinetes eléctricos y la que anuncia una electrolinera. Estas nuevas reformas y medidas respecto a las señales viene dada sobre todo por el propio paso del tiempo. Se cuestiona fundamentalmente su potencial comunicativo y si realmente consigue la adecuada comprensión de la información por parte de los usuarios.

¿Qué se pretende conseguir con este cambio de la DGT?

Según el propio texto que se ha presentado, se propone modificar el catálogo oficial de señales para maximizar el bienestar de los ciudadanos y mejorar la seguridad vial. Esto se hará a través de diseños que logren su visibilidad. Con dichas modificaciones, se pretenden eliminar señales que han caído en desuso y aportar nuevas para dar cabida a lo que se necesita a día de hoy. Un ejemplo de ello, son los ciclistas.

Por otro lado, se pretende actualizar los pictogramas y eliminar las connotaciones de género que hay en las señales actualmente. Esto, por ejemplo, ocurre en la señal P-21, la cual avisa del peligro por la proximidad de un lugar frecuentado por niños. En este caso, es ella quien acompaña al niño de la mano, lo que se configura como una expresión de machismo.

¿Cuáles van a ser las nuevas señales de tráfico para 2023 por parte de la DGT?

En primer lugar, se pondrá al servicio del público la P‐35, esta avisará del peligro por la proximidad de un tramo comprendido entre una confluencia y una bifurcación donde hay diferentes movimientos de cambio de carril por parte de los coches. También entrará en vigor la P‐24ª, la cual anunciará el peligro por la proximidad de un lugar donde frecuentemente la vía puede ser atravesada por animales en libertad, sobre todo jabalíes. Siguiendo con las señales, nos encontraremos con la P‐33, que anunciará el peligro por la proximidad de un tramo en el que normalmente la circulación se ve dificultada por falta de visibilidad y presencia de niebla, lluvia, nieve o humos.

dgt reglamento

Además, estará la P‐8, la cual notificará el peligro por la proximidad de un paso a nivel no provisto de barreras o semibarreras, al igual que la P‐20a, que tendrá que ver con la cercanía de los peatones. Destaca la P-21b que avisará del peligro relacionado con un lugar que frecuentan ancianos. Es similar la P-21a, que tiene que ver con lugares frecuentados por niños. Otra de las señales tendrá que ver directamente con los ciclistas ya que estos han sufrido mucho últimamente en la carretera. La R‐118 tendrá que ver con la prohibición de acceso a vehículos de movilidad personal y, como estas, entrarán en vigor algunas más en los próximos meses.

¿Qué ocurre con los coches con etiquetas A, B y C debido a lo impuesto por la DGT y el Gobierno?

Tales medidas impuestas por el Gobierno de España y la DGT hacen que, a partir de 2023, los coches con etiquetas A, B y C tengan el acceso restringido en ciertas ciudades. Por lo que, esta ley obliga a que estos municipios con mayor cantidad de población habiliten Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). En concreto, son más de 11 millones y medio de coches los que circulan por las urbes españolas donde se impone una ZBE en 2023. Y más específicamente, casi 4 millones de coches no podrán circular por dichas partes al no tener la etiqueta adecuada.

Esto significa que el 32% de los coches de estas ciudades no podrán circular por las ZBE. Lo que supone un gran cambio para la movilidad de las ciudades. Los coches que no podrán entrar en estas zonas son los que tienen más de 20 años de antigüedad o los que no cumplen los requisitos de la DGT para tener su distintivo medioambiental. Esto también supondrá una toma de decisión por parte de los conductores para ver cómo actúan ante esta medida.

¿Qué hay de nuevo sobre esta normativa?

Esta normativa afirma en uno de sus preceptos que es cada uno de los Ayuntamientos los que tienen que establecer las distintas restricciones y prohibiciones con el principal objetivo de mejorar la calidad del aire y disminuir los niveles de contaminación de los núcleos urbanos más grandes de la zona. Por esto y porque no hay un gran acuerdo general, se está valorando la opción de que serán los vehículos sin distintivo medioambiental de la DGT los primeros que realmente se verán afectados. Esto sería así porque se consideran los más contaminantes de los que existen en estos momentos. Es decir, que las restricciones afectarían en primera instancia los coches catalogados como de tipo A, todos aquellos que se abastecen de gasolina y están matriculados antes del año 2000 y los vehículos diésel matriculados antes de 2006.

Pese a esta posibilidad, muchas otras organizaciones exigen que las medidas también deberían incluir a los coches con etiquetas B y C. Eso sí, esto ha ido perdiendo apoyo a lo largo del tiempo, por lo que no se prevé que se aplique.

Artículos Relacionados