La Dirección General de Tráfico (DGT) es la entidad encargada de garantizar la seguridad en las carreteras y velar por el cumplimiento de las normas de tráfico en España. De esta manera, cada año se revisan y actualizan las medidas y regulaciones, con la finalidad de prevenir accidentes y garantizar la seguridad vial.

Este 2023, la DGT ha puesto el foco en las enfermedades que pueden afectar a la capacidad de conducción de una persona y ha establecido un listado de patologías que podrían prohibirte conducir un coche. Esto ha generado un gran debate entre las personas, entre los que están de acuerdo y los que consideran que no son necesarias estas posibles limitaciones.

Ver todas las ofertas de renting

¿Por qué es tan importante no conducir si se padecen ciertas enfermedades?

La DGT podría prohibirte conducir un coche si padeces alguna de estas enfermedades este 2023

Cuando se trata de conducir un coche, la seguridad es una prioridad indiscutible. De esta manera, es de vital importancia que todos los conductores pasen una serie de pruebas médicas y psicotécnicas para obtener o renovar su permiso de conducir. Aunque muchos pueden pensar que estas pruebas se centran solo en aspectos como la visión y la audición, la realidad es que existen muchas enfermedades y dolencias que pueden afectar nuestra capacidad de conducción.

Es fundamental mencionar que estas pruebas deben realizarse en un Centro de Reconocimiento de Conductores homologado antes de que el permiso de conducir caduque. Siempre recuerda que conducir con un permiso caducado puede conllevar multas y sanciones graves.

En el Centro de Reconocimiento de Conductores, se certificará que estás en plenas condiciones físicas y mentales para conducir de forma segura. Adicionalmente, es crucial que el médico responsable conozca tu historial médico y se informe de cualquier dolencia que pueda poner en peligro la seguridad vial no solo tuya, sino de todos los demás conductores.

Enfermedades no aceptadas por parte de DGT para conducir un coche

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha publicado una lista de enfermedades que podrían afectar la capacidad de conducción de una persona. Los pacientes que padecen estas dolencias no podrán obtener o renovar su carné de conducir sin un informe médico que certifique su aptitud para conducir de forma segura. Esta lista de la que te hablamos incluye nueve categorías de enfermedades que hablan de dolencias vasculares, cardiacas, psiquiátricas, neurológicas, endocrinas, digestivas, respiratorias, oncológicas, crónicas y degenerativas.

Es de vital importancia que destaquemos que la DGT no busca causar dolor o incomodidad al paciente, sino minimizar el riesgo de accidentes en las carreteras. Según la DGT, existen estudios científicos que demuestran que las personas que padecen estas enfermedades tienen un mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico.

Verdaderamente, la DGT se preocupa especialmente por las dolencias relacionadas con enfermedades mentales y demencia, ya que el riesgo de que un conductor de edad avanzada con signos de esta enfermedad degenerativa cometa una infracción o se vea involucrado en un accidente es mayor que en personas sanas.

Lista detallada de las enfermedades incompatibles con la conducción por la DGT

Enfermedades crónicas y degenerativas

  • Parkinson
  • Artritis reumatoide
  • Alzhéimer
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Temblor esencial
  • Esclerosis múltiple
  • Distrofia muscular
  • Osteoporosis

Enfermedades neurológicas

  • Accidente isquémico transitorio
  • Epilepsia
  • Crisis o pérdida de conciencia

Enfermedades renales

  • Nefropatía con diálisis
  • Trasplante renal

Enfermedades psiquiátricas

  • Abuso y dependencia de drogas
  • Abuso y dependencia del alcohol
  • Trastorno del desarrollo intelectual
  • TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastorno del sueño
  • Ansiedad y Depresión
  • Trastornos catatónicos, trastornos de la personalidad
  • Delirium, demencias y trastornos de ansiedad

La DGT clasifica las enfermedades según su impacto en la conducción

Como ya mencionamos anteriormente, de acuerdo con la Dirección General de Tráfico (DGT), existen ciertas enfermedades que pueden afectar la capacidad de una persona para conducir de manera segura. No obstante, no todas estas implican que la misma no pueda renovar o mantener su licencia de conducir.

Es de vital importancia mencionar que la DGT establece diferentes categorías de enfermedades y cada una de ellas tiene distintas implicaciones en la conducción de coches. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares o neurológicas pueden requerir evaluaciones y pruebas más exhaustivas para demostrar que la persona es apta para conducir.

En otros casos, como la diabetes, la osteoporosis o la artritis reumatoide, la DGT permite que la persona mantenga su licencia siempre y cuando cumpla con ciertos requisitos médicos y tenga bajo control los síntomas de su enfermedad.

Como ya sabemos, el diagnóstico de una enfermedad no implica necesariamente que quien la padezca deba dejar de conducir para siempre. De todas maneras, es importante que la persona se someta a evaluaciones periódicas por parte de un médico especializado en tráfico, para garantizar que su capacidad de conducir no se vea afectada.

Es fundamental que se obtenga un informe médico que certifique su aptitud para conducir. Porque si la persona que padezca una enfermedad como las mencionadas anteriormente se niega a someterse a las evaluaciones médicas requeridas, o si se pone al volante de un coche a pesar de tener un informe médico negativo, tendrá consecuencias graves respecto a sanciones económicas, las cuales pueden superar los 6.000€ de multa.

¿Qué son las pruebas psicotécnicas y para qué se utilizan?

Es fundamental que tengamos presente que las pruebas psicotécnicas son un paso fundamental para obtener o renovar el carnet de conducir. Estas pruebas evalúan habilidades y capacidades mentales como la percepción, la coordinación y la atención, y son cada vez más exigentes respecto a la seguridad vial.

Hoy en día, la DGT está endureciendo las pruebas psicotécnicas para aumentar la seguridad en las carreteras. Por ende, es importante que los conductores estén en buenas condiciones de salud para poder superar estas pruebas con éxito. En ciertos casos, puede ser necesario presentar informes médicos que avalen la buena salud mental y física del conductor, para evitar multas como la mencionada en el punto anterior.

En sí, la DGT ha establecido una variedad de medidas más estrictas para garantizar la seguridad vial en 2023. Esto conlleva a que se prestará mayor atención a la salud de los conductores para determinar si pueden o no seguir conduciendo.

Si bien no todas las enfermedades implican la inhabilitación de la licencia, es fundamental que estés informado sobre las condiciones que podrían afectar tu capacidad para conducir y en tal caso, te sometas a las evaluaciones necesarias para garantizar tu seguridad y la de los demás en la carretera.


Artículos Relacionados