En los últimos tiempos la compra de vehículos de segunda mano ha aumentado, por lo que los compradores deben tener un especial cuidado con las estafas. Si la operación se realiza con un concesionario oficial, incluso con casas de compra y venta de una reputación contrastada no suele existir riesgo, pero si es entre dos particulares los riesgos de poder ser estafado pueden multiplicarse.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

La adquisición de un vehículo de segunda mano

Modelo y marca

Es mejor que el vehículo seleccionado sea de una marca de reconocido prestigio a nivel de durabilidad de su chasis y sus motores, como es el caso de Toyota, Volkswagen o Audi. Si existen dos vehículos de idénticos años, pero uno de ellos es de marca de gama alta incluso el vehículo de gama baja cuenta con menos kilómetros se podría elegir el que cuenta con un mejor motor.
Además, la ventaja de la compra de un vehículo de gama media o alta es su cotización a largo de la vida útil del vehículo y la pérdida de valor a lo largo del tiempo es menor, repercutiendo en gran medida en el momento de venderlo con facilidad o la existencia de encontrar repuestos. Por el mismo presupuesto se puede encontrar otro modelo de una gama inferior, pero con un menor número de kilómetros y más moderno.

Elección

Al escoger entre una serie de vehículos, el cliente debe seleccionar el que mejor precio, antigüedad, características y kilometraje tengan.

Kilómetros del vehículo

El cliente debería seleccionar el vehículo con un menor número de kilómetros posible, aunque en el caso de los coches de segunda mano pueden llegar a ser manipulados. Si el coche es de reciente matriculación con muy pocos kilómetros a un precio inferior o idéntico que el resto de los vehículos del mismo año y gama se debe plantear los porqués de su precio y se debe averiguar el uso que se le ha dado al vehículo.

Una gran cantidad de vehículo han sido parte de flotas de renting de empresas en las que los modelos con menos de dos años que sean bastante actuales cuentan con una gran cantidad de kilómetros recorridos en muy poco tiempo, convirtiéndose en víctimas perfectas para poder ser revendidos como vehículos con escaso kilometraje dado el año de matriculación tan reciente. Si es verdad que el vehículo tiene cerca de dos o tres años, se debe pedir el libro de revisiones del vehículo, ya que es el certificado de garantía de kilómetros.
Si el libro de revisiones sellado no es proporcionado por el propietario podría existir un problema con el número de kilómetros del vehículo.

segunda mano.

Diferentes timos que pueden producirse

Falsa identidad del vehículo

La compra de un coche de segunda mano nunca debe realizarse sin poder verificar antes sus antecedentes en tráfico. Con esta medida se evita una estafa que se produce de forma habitual entre las grandes bandas organizadas como es el caso de la venta de vehículos robados. Este tipo de mafias sustraen un vehículo de un país y se dedican a venderlo en otro después de crear una identidad de forma completa del vehículo, siendo una acción difícil de identificar por el comprador, ya que crean una documentación falsa muy creíble o incluso un nuevo número del bastidor.

Venta del coche por un titular fraudulento

Si no se conocer al vendedor de un vehículo se puede caer en el riesgo de que puedas ser estafado con la venta por parte de un titular que no es el dueño del vehículo, siendo una práctica muy utilizada entre empresas que pretenden detener su actividad de forma fraudulenta y ponen en el mercado vehículos con cargas, de esta forma el modelo comprado, sin saberlo puede estar adquiriendo un modelo que hace frente a los costes de adquisición y a los pagos pendientes que en ciertos casos pueden ser superiores al valor de la compra y venta de vehículos.

Para poder evitar una estafa se debe pedir en tráfico una copia de nota simple del vehículo, en la que aparece todo el historial y las posibles cargas, a través de empresas especializadas que ofrecen información con otros datos de interés incluidos por un importe económico y un menor periodo de tiempo.

Libro de mantenimiento falso

Una estafa muy común en el momento de vender un vehículo de segunda mano entre los particulares es presentar un libro de mantenimiento o de revisiones falso.
Los profesionales de esta práctica se han especializado en la creación de libros falsos en el que incluso pueden estampan sellos de concesionarios oficiales simulando que las revisiones se han realizado en una casa oficial, suponiendo la mejor garantía de un correcto mantenimiento del vehículo.

Trucar el cuentakilómetros

Es uno de los timos más extendido, ya que un coche con una gran cantidad de kilómetros no es nada atractivo ya que denota su avanzada edad y a la vez advierte de que puede existir algún fallo en el vehículo por el desgaste existente. Por lo que los vendedores suelen reducir el número de kilómetros recorridos por el vehículo para subir el valor del coche y facilitar su venta.

Antes esta práctica era realizada de forma manual por los diferentes sistemas de medición empleados, pero actualmente se emplean sofisticadas máquinas para conseguir saltarse los sistemas de seguridad y poder llegar a trucar la instrumentación digital y las centralistas del vehículo sin llegar a poder ser detectados por las autoridades.
La práctica es un delito que puede hacer que el vendedor

Esta práctica es un delito que puede acarrear al vendedor tenga una pena de hasta seis años de prisión, si el valor de lo estafado supera los 50.000 euros y tres años si no alcanza esa cantidad. Además, se produciría una sanción económica variable en función de su capacidad económica.

Artículos Relacionados