Los cambios en el mundo del motor para 2023 son más que esperados en todos los sentidos. Desde las normativas para implantar aún más la movilidad eléctrica, como la evolución de la recesión, los precios y la cantidad de materiales de producción. Realmente, este año se prevé con bastante movimiento, por lo que seguro que nos podremos encontrar bastantes sorpresas en el panorama automovilístico. En el caso de los coches de segunda mano, podemos decir que sus precios se han disparado un 42,5% en poco más de dos años. Sin embargo, según diferentes expertos, parece que esta situación tiene fecha de caducidad.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

Tal y como dice el informe de J.P. Morgan Research, los precios de los coches usados ​​aparentemente han alcanzado su punto máximo a principios de este año 2022. Esto significa que podrían caer entre un 10 y un 20 % en este nuevo año 2023. Lo cierto es que esto se valoraría como una buenísima noticia para el futuro de muchos compradores de este país que estaban valorando esta posibilidad, pero tampoco se veía con los suficientes recursos para ello. Y es que muchos presupuestos están afectados por los elevados precios de la gasolina y el aumento vertiginoso de la inflación, por lo que no se torna como nada fácil esta opción de ocasión.

¿Cómo se van a comportar los coches de segunda mano en este nuevo año?

En primer lugar, debemos decir que tal y como han dicho las previsiones, los precios de los coches nuevos se han mantenido altos hasta final de año. Eso sí, se espera que esto pueda dar la vuelta en 2023 y que así caiga entre un 2,5 y un 5 %. Un hecho que sería muy bienvenido por los conductores ya que el precio medio actual de un vehículo nuevo se encuentra en la cifra de 45.622 dólares (43.782 euros), lo que significa 3.321 euros más que hace un año. Pero, como decimos, a principios del año 2023 se espera que haya una bajada en el precio de los coches de segunda mano.

Si tiene una gran fuerza, esta podría llegar a caer incluso hasta más de un 20%, aunque para ello deberían ocurrir muchas cosas. De todas maneras, los coches de ocasión y la modalidad de renting están teniendo un peso muy importante en el panorama del motor, por lo que cada vez tendrán más hueco en este mundo. Por ejemplo, el renting está llegando a matricular uno de cada cuatro coches en nuestro país, lo que antes sería una cifra inimaginable. Pero es que el renting, con su única cuota mensual, es una gran posibilidad para cualquier cliente. Un coche nuevo, con todas las garantías y con todos los gastos incluidos, durante el tiempo que tú precises.

segunda mano.

¿Tiene que ver el precio de las materias primas con el precio de los coches de segunda mano?

Ryan Brinkman, analista principal de investigación de acciones automovilísticas de J.P. Morgan, ha afirmado que la mitad del crecimiento de los precios de los coches nuevos sí que se relaciona con el aumento del coste de las materias primas. Sin embargo, esto no pasa del mismo modo con los coches de segunda mano ya que después se va depreciando, tiene influencia pero no tanta. Por la parte de los vehículos eléctricos, podemos decir que estos han sido los más afectados. Esto se debe a que los precios del litio, el níquel y el cobalto se han disparado. Por cosas como esta, el Ford F-150 Lightning pasó de costar 39.974 dólares (38.344 euros) a 49.829 euros, un auténtico disparate de subida.

En este sentido, Brinkman señaló que todavía existe mucha inflación en la cadena de suministro de coches nuevos. Y además, asegura que pese a que estén cayendo los precios de las materias primas, los fabricantes aún tienen que hacer frente a muchos otros precios altos. Algunos de ellos son el diésel, los envíos, la logística, la mano de obra o la electricidad, entre otras cosas. Por lo que, aún queda para que los fabricantes de automóviles puedan disminuir los precios de sus coches. A todo esto, se le suma el impacto de la crisis de los microchips, la cual a día de hoy también ha continuado. Pero, en este caso, es complejo definir lo que pueda pasar en el futuro. Los expertos comentan que el año 2023 es un año idóneo para que haya una mejora a gran velocidad en lo que se refiere al entorno de volumen y la normalización de los precios.

¿Cómo afecta el fin de los coches de combustión interna a los coches de segunda mano y de ocasión?

La medida Euro 7 es la más potente en este ámbito y es que va a imponer la prohibición a la venta de vehículos de gasolina y diésel a partir del año 2035. Esto no va a hacer que, a partir de esta fecha, ya no se puedan conducir este tipo de coches. Esto lo que va a hacer es que en torno a 2050 ya no se vean más coches de este tipo porque ya habrán pasado los 15 años de vida útil que suelen tener estos coches. Respecto a los coches de segunda mano y de ocasión, estas se presentan como alternativas muy positivas para los compradores y es que los precios de los vehículos en estos momentos son muy elevados.

Por este motivo, los consumidores buscan otras opciones aquí, donde realmente pueden encontrar grandes ofertas y grandes coches en buenas condiciones. También debes saber que quienes se hagan en el futuro con vehículos de segunda o tercera mano, no estarán tan expuestos después a la depreciación del propio coche. Por lo que, esta opción, junto con la del renting, se pueden configurar como grandes aliadas. En definitiva, los conductores no tienen por qué alarmarse por la implantación de estas normas. De hecho, podrán disfrutar de su bajo coste de mantenimiento y seguir teniendo para futuras adquisiciones estas modalidades.

Artículos Relacionados