El gusto por los coches muchas veces no entiende de marcas o modelos, pero si que suele haber una predilección por cierto tipo de vehículos. En este artículo vamos a hablar sobre una característica que si bien muchos relacionan únicamente con vehículos 4×4 o SUV, utilizan todo tipo de vehículos independientemente de su tipología, nos referimos a la tracción total.

¿Qué es la tracción total?

La tracción total es un sistema que se emplea en los vehículos a los cuales se les desea transmitir la fuerza de tracción a las cuatro ruedas a través de sus dos ejes. Comúnmente los vehículos suelen trasmitir la fuerza de tracción a dos de sus ruedas situadas en un único eje, de ahí las definiciones de tracción delantera o tracción trasera.

¿Se agarran más al asfalto y son más seguros?

Los vehículos con tracción total suelen tener la fama de tener una mejor adherencia o agarre al asfalto así como, por ende, ser más seguros. En cierto modo eso sí sería así pues algunos sistemas de tracción total son capaces de detectar la pérdida de adherencia de un eje o incluso un único neumático y repartir toda la fuerza de tracción sobre las ruedas que sí tienen adherencia en ese momento. En este sentido sí podríamos entender como que este tipo de tracción aumenta el agarre vs una tracción delantera o trasera. Al margen del punto anterior, también es cierto que la seguridad y agarre se ven incrementados pues este tipo de vehículos cuentan con unos puntos de apoyo superiores a los que no disponen de tracción total. Concretamente sus 4 neumáticos hacen de punto de apoyo en el asfalto lo cual siempre equilibra más al vehículo, le da agarre y a su vez seguridad en la conducción.

Sobre hielo o nieve, mejor ruedas de invierno que tracción total

Existen dudas sobre si es mejor un vehículo con tracción total o uno sin dicha tracción pero equipado con neumáticos de invierno. Esta duda hace referencia, como es lógico, a un contexto complejo como es la conducción sobre hielo o nieve. Tal es el grado de duda que se realizaron diferentes pruebas y aunque como hemos indicado anteriormente, los puntos de apoyo son mayore sen los coches con tracción a las 4 ruedas, un neumático creado especialmente para su uso en invierno demostró ser más efectivo para superar los obstáculos y dificultades que este contexto representa para la conducción.

Coches con tracción total o tracción a las 4 ruedas

Tracción total: tipos y funcionamiento

En la actualidad existen distintos tipos de tracción total cada uno con un funcionamiento determinado. Este tipo de tracciones van evolucionando con el paso de los años y las necesidades de cada vehículo, pues recordemos que no se emplean únicamente en coches destinados a circular por montaña, etc., sino que otro ejemplo podrían ser deportivos con necesidades muy dispares.

Cómo funciona el control de tracción

Veamos pues como funcionan las diferentes variantes de tracción total que hay actualmente en el mercado.

Tipos de tracción total

 

Tracción total conectable automáticamente

El sistema de tracción total denominado conectable automáticamente es aquel en el cual un eje no siempre está unido al otro y por ello no siempre necesita tener una tracción a las 4 ruedas. Gracias al uso de un sistema que mide las necesidades del vehículo en cada momento se podrá optar por el uso de uno o dos ejes para la transmisión de la fuerza de tracción. Es por ello que en este tipo de sistemas el conductor ni tan si quiera conoce, más que por las sensaciones al volante, en que modalidad está circulando el vehículo.

Tracción total conectable manualmente

Similar al ejemplo anterior, la tracción total conectable manualmente dista de la automática por la substitución del sistema o centralita encargado de utilizar uno o ambos ejes, por una palanca que, de forma manual, obviamente de ahí su nombre, hace esta función. En este caso por tanto el conductor no sólo se percata, sino que provoca esta situación.

Tracción total permanente

Este tipo de tracción siempre trabaja con la transmisión de la fuerza de tracción a los dos ejes y por tanto se dispone de los cuatro puntos de apoyo con tracción. En este tipo de vehículos se considera que no es recomendable o práctico dar la posibilidad de trabajar con un único eje de ahí su imposibilidad para cambiarlo. En ocasiones esta decisión tiene origen en motivos de seguridad.

Tracción total permanente con eje delantero desconectable

Como su nombre indica, en este tipo de vehículos con tracción total permanente con eje delantero desconectable, el conductor podrá decidir si desea utilizar los dos ejes y por tanto tracción a las cuatro ruedas o si por lo contrario prefiere emplear únicamente el eje trasero. En estos casos no será posible emplear únicamente el eje delantero.

Tracción total conectable eléctrica

Este tipo de tracción vinculado a los coches híbridos, suele diferenciar el uso de un eje u otro según el motor utilizado. Cuando se emplea el motor de combustión se utiliza un eje y cuando trabaja el motor eléctrico otro. Es por ello que podrán ser utilizados, delantero, trasero o tracción total según si se emplea, motor de combustión, motor eléctrico o ambos a la vez.

Tracción total 100 % eléctrica

En estos casos hablamos de tracción destinada únicamente a vehículos eléctricos que pueden disponer de motores distintos en la parte delantera y trasera e incluso en determinados modelos de alta gama, un motor por rueda lo cual permite unos resultados especialmente buenos.

Artículos Relacionados