Cuando vamos conduciendo nuestro vehículo cómodamente y sin movimientos que puedan interferir con la experiencia de conducción, es por que existe una serie de mecanismos que no vemos pero que hacen su labor de una manera correcta; es justo allí donde entra el funcionamiento de las suspensiones del coche. Esto forma parte de un conjunto de componentes el cual se encarga de conectar las ruedas con el chasis, a la hora de la práctica es la encargada de brindar al conductor y sus pasajeros una conducción suave y completamente estable, e inclusive en terrenos irregulares.

Cuando este conjunto empieza a fallar, la movilidad en el coche a la hora de transitar sufre ciertas perturbaciones que son extrañas hasta ese momento, el recorrido se nota un poco inestable, con fuertes movimientos e incluso sonidos molestos. Detallando información de interés sobre este tema de suspensiones vehiculares, estaremos desglosando diversos puntos que a ti como conductor te interesan.

¿Cómo saber si la suspensión del coche está dañada?

Si el sistema de suspensión en tu coche está fallando, probablemente ya lo has notado; debido a que la experiencia de conducción no es tan placentera como antes. Existe una serie de señales que se exteriorizan cuando nuestro sistema de suspensión no está bien, dentro de estos tenemos:

  • A la hora de conducir nuestro coche rebota en exceso. Con este la experiencia de conducción se vuelve inestable y molesta.
  • Sensación y exteriorización de desnivelación del coche al conducir o en modo reposo. Con este, el automóvil se recargará o inclinará más hacia un lado.
  • Corta vida útil para los neumáticos, el desgaste de los mismos será más severo en un corto tiempo.
  • Ruidos extraños y/o anormales a la hora de hacer recorridos con curvas o cierta desnivelación.
  • Ruidos extraños o ferrosos a la hora de frenar.
  • Presencia de manchas de aceite no habituales.
  • El sistema de direccionamiento no responde a tiempo.

suspension-coche-dañada

Desgaste de neumáticos

Ya es sabido que los neumáticos en un vehículo es un aspecto fundamental que tenemos que cuidar, ya que con estos tendremos un mejor agarre al asfalto, conducción fluida y corta distancia de frenado, según sea el caso. En cuanto a la durabilidad del mismo es una incógnita que no tiene una respuesta concreta; ya que su durabilidad o ciclo útil dependerá de diversos factores, aunque se estima que sus recorridos serán entre unos 40.000 y 50.000 Km.

Pero entrando en el contexto de las suspensiones, si el desarrollo de dichas suspensiones es deficiente la caída paralela del coche se reclinara sobre los neumáticos causando que no dibujen correctamente sobre las irregularidades de la superficie, siendo así se producirá un desgaste no normal en los neumáticos. Es por ello que asociaciones como la AMDA, incitan a que periódicamente se revise el desgaste y la presión de los neumáticos; así se estaría evitando futuros problemas sobre la carretera.

Pérdidas de aceite

A la hora de los amortiguadores realizar la función de suspensión, la realiza con la lubricación por el aceite en su interior. Si esta se encuentra en un mal estado o con fallas, el aceite no llegará a todos los brazos metálicos, y si estos pierden aceite simplemente dejará de amortiguar en todos los muelles reflejando en conducción todas las vibraciones del camino o una posible inutilización.

En ocasiones la pérdida de aceite puede reflejarse en pequeñas gotas, de esta manera no se considera muy grave dicha pérdida y permite seguir circulando por un tiempo determinado, sin embargo así sea una pequeña avería se recomienda llevar a servicio para realizar una reparación del sistema de suspensión del coche.

Vibraciones del volante y rebotes

El volante para un coche es el principal centro de mandos, con este podremos direccionar el rumbo de nuestro coche y llegar a nuestro destino siendo el conductor el piloto de su propia nave. Bien, si en ocasiones o siempre, este volante vibra, rebota o tiene un comportamiento fuera de lo normal, lo posible es que exista un fallo o deterioro mecánico, vinculando directamente con los neumáticos del coche, la motorización, o la suspensión del mismo. Teniendo todo en orden, la sensación del volante y demás debe de ser cómoda y placentera a la mano gracias a su recubrimiento y tecnologías de posicionamiento y profundidad, logrando con este una conducción suave y precisa en todo momento.

C12 | Total Renting

¿Qué sucede si la suspensión está en mal estado?

Como lo hemos venido mencionando en este artículo, una suspensión en mal estado afecta considerable y notablemente la estabilidad del coche, restando seguridad a la hora de conducir, como también el consumo en cuanto a la abrasión en los neumáticos que acortará su vida útil, causando por otra parte que la distancia de frenado aumente. Por otra parte, este desequilibrio afecta la integridad de la carrocería del coche ocasionando ciertas oscilaciones que en el peor de los escenarios podrían hacer que nos salgamos de la carretera.

Peligros de no repararla

Cuando evaluamos los peligros por este problema, tomamos en cuenta que corremos riesgos por parte de la integridad del coche y por la seguridad que tendremos a la hora de estar transitando en el coche.  Esta afección puede causar hendiduras sobre algunas de las ruedas y que, al estar en movimiento, puedas salirte de la carretera todo esto por perder el control. Por otra parte, se estropeará y forzará otras partes del coche, incluyendo su motor; es por ello que en todo momento el usuario debe de cuidar el estado completo de su coche, solo así permanecerá seguro sobre toda marcha.

¿Para qué sirve la suspensión?

Básicamente su función permite la absorción de aquellos impactos y vibraciones del camino a la hora de conducir debido a las irregularidades o impactos en la carretera, reduciendo considerablemente los golpes secos que podría sufrir el chasis; de igual manera mantiene al vehículo perfectamente equilibrado, impidiendo balanceos excesivos por entes externos, permitiendo al conductor o demás ocupantes del coche una experiencia más que positiva a la hora de transitar.

¿Sabías que gracias a Total Renting podrás olvidarte de todas las reparaciones y costosos gastos de reparaciones que suponen la suspensiones de los coches? Contratar un vehículo de alquiler a medio y largo plazo con Total Renting tendrás todos los gastos de reparaciones y mantenimientos incluidos dentro del pago de las cuotas mensuales. ¡Pide más información!

Artículos Relacionados