Cuando viajamos en nuestro vehículo es común que demos por echo que todo va a seguir bien, y es que tras varios años con nuestro coche, especialmente si este a funcionado correctamente durante toda su vida, no caemos en la cuenta que es un producto con mecánica y electrónica que en cualquier momento puede tener algún tipo de problema. Todos somos conscientes de la probabilidad que nuestro coche sufra un pinchazo al pasar por determinadas vías o incluso que las luces se fundan tras mucho tiempo de uso, incluso que nuestros neumáticos empiecen a perder adherencia si llevamos muchos kilómetros sin cambiarlos. Lo que es menos común es pensar en que en algún momento, esos pequeños iconos que ni tan si quiera sabemos de su existencia y que habitan en el tablero de mando de nuestro coche se puedan encender informándonos sobre algo que desconocemos pero que sabemos que raramente va a ser bueno. En este artículo vamos a ver más en profundidad los principales menajes que aparecen en este sentido en cuanto a testigos se refieren. ¡Vamos allá!

Por qué se enciende el testigo de fallo de motor

En primer lugar hay que tener presente que el hecho que un testigo de nuestro vehículo se encienda no es necesariamente señal inequívoca de frenar en brusco e irnos al primer taller que encontremos pues el vehículo está a punto de pararse. Realmente estos testigos nos están informando que hay algo que se ha de cambiar en el vehículo o que no funciona correctamente pero en pocas ocasiones implica que el vehículo no pueda seguir circulando en la inmediatez.

Por ello vamos a ver más en detalle que tipología de averías más comunes nos muestran estos testigos y de este modo por un lado saber como actuar y con que urgencia y sobre todo desmitificar ese miedo que en ocasiones, innecesariamente nos transmiten.

Bujías

Las bujías son esos pequeños elementos cerámicos que pueden generarnos problemas a la hora de arrancar nuestro vehículo (no todo se limita a la batería), pueden hacer que el consumo de nuestro coche aumente por encima de lo que es habitual sin que nuestra de forma de conducir haya variado o simplemente detectemos sonidos o sensaciones extrañas al conducir.

Todo ello como decíamos puede estar provocado por problemas en la bujía, algo que comúnmente no va a hacer que debamos acudir ese mismo día al taller, pero si que el encendido de su testigo nos está avisando de algo importante, y es que en breve podemos tener problemas graves de funcionamiento en el coche como que este no arranque. Es por ello que si el testigo de bujía se enciende, recomendamos adquirir una y cambiarla nosotros mismos o acudir al taller en pocos días.

Fallo sonda lambda

Uno de los potenciales problemas que hemos visto en la bujía también puede darse en el caso de problemas con la sonda lambda, un elemento que tiene como función medir la concentración de oxígeno en la combustión.

 

No sólo un aumento en el consumo va a desenmascarar a un problema de lambda, también un aumento en la expulsión de humos de nuestro tubo de escape, así como, obviamente, el encendido del testigo. Lo que nos ha de importar es que deberíamos llevar el coche al taller en breve siendo importante para evitar problemas mayores a posteriori.

testigo-fallo-motor

Avería catalizador

El catalizador es un elemento clave del coche para reducir la emisión de gases contaminantes al exterior, es por ello que su avería puede generar no sólo problemas a nuestro vehículo y arriesgarnos a una multa, sino que además estaremos dañando al planeta pues la emisión de gases de nuestro coche dejará de estar filtrada correctamente.

El encendido de avería en el catalizador puede implicar diferentes niveles de daño sobre el catalizador actual, es por ello que es recomendable acudir a un taller para que revisen si es necesario soldar, substituir o simplemente limpiar el catalizador actual.

Si somos lo suficientemente manitas para intentar repara nosotros mismos esta avería es probable que únicamente podamos actuar en el caso de ser necesaria una soldadura o una pintura externa resistente. En estos casos el coste de reparación puede ser muy reducido o cuanto menos, menor a la multa a la cual nos deja expuestos de no ser reparada la avería.

Termostato

Una avería en el termostato puede suponer un problema grave a muy corto plazo, y es que esta parte de nuestro coche es el encargado de regular las temperaturas que existen dentro del motor y para ello enfría o calienta según se requiera. Si tenemos un problema en el termostato, y por tanto se nos enciende el indicador, debemos apresurarnos a acudir a un taller.

El motivo de la urgencia de este problema es que, si el termostato no enfría un motor excesivamente caliente, este podría llegar a pararse por sobrecalentamiento de sus piezas, lo mismo puede suceder a la inversa, con una temperatura excesivamente baja que impida trabajar correctamente al motor y dejándonos sin posibilidad de seguir conduciendo.

Como apagar el testigo de fallo motor del coche

Los testigos comúnmente no son elementos que como conductores podamos gestionar en cuanto a encendido y apagado se refiere, y es que justamente su función es la de advertirnos de cualquier potencial problema con el fin de evitar daños mayores tanto materiales como personales.

Es por ello que, si deseamos apagar el testigo de fallo de motor de nuestro vehículo, lo más recomendable es acudir a un taller especializado en estos testigos o en su defecto al concesionario oficial de la marca donde podrán analizar el origen de dicho error y valorar su solución que en ocasiones no responde a un fallo real sino únicamente a un problema con el propio testigo en cuyo caso simplemente con la conexión a la máquina propia del taller podrán apagarlo sin más.

Esperamos que esta información os haya podido servir de ayuda y es que pocas veces una luz tan pequeña puede dar tantos mensajes.

Gracias al servicio de renting de Total Renting podrás olvidarte de la reparación de todo esto ya que te lo incluyen todo en el pago de la cuota fija mensual.

Artículos Relacionados