Son cada vez más y más los usuarios que se están comenzando a concientizar acerca de los efectos negativos en el ambiente como consecuencia de la contaminación que realizan los coches, por lo que no es una sorpresa que se estén haciendo esfuerzos tanto colectivos, por parte de la industria automotriz y empresas fabricantes de coches, como particulares, por parte de cada dueño o conductor de coche, para disminuir el daño ambiental que realizan sus vehículos. Si tú también te quieres sumar al uso consciente de tu coche y contaminar menos, te invitamos a que continúes leyendo este artículo, en donde te daremos algunos consejos que puedes poner en práctica para lograrlo.

Los coches eléctricos como solución definitiva

Está más que claro que la mejor manera de evitar contaminar con el coche es utilizando un coche eléctrico, ya que estos al no utilizar combustibles fósiles convencionales no tienen una emisión de gases contaminantes, o en el caso de los coches híbridos, la emisión de dichos gases es mucho menor, de manera que se podría llamar a esta la solución casi definitiva, pero sin embargo hay que tomar en cuenta que estos coches son más costosos que los que utilizan combustible tradicional, y su producción así como también su mantenimiento y sitios de recarga disponibles son limitados, por lo que adquirir uno de estos coches puede que no sea la alternativa más óptima en muchos casos.

¿Cómo lograr que un coche de combustión tradicional contamine menos?

Si bien cada vez son más los que quieren aportar su granito de arena en pro del cuidado ambiental por un mundo más limpio y verde, no todo el mundo tiene el presupuesto, las posibilidades, la convicción o las ganas de cambiarse de un coche de combustión tradicional a un coche híbrido o a uno completamente eléctrico solo para disminuir su huella de carbono, pero sin embargo esto no significa que no exista alguna forma de que logren disminuir la  cantidad de contaminación que generan al utilizar sus coches, de hecho, hay varias maneras bastante fáciles y creativas en las que, cambiando hábitos y maneras de uso, cualquiera puede llegar a contaminar menos sin necesidad de cambiar de coche.

A continuación, te dejamos una lista con algunos de los mejores trucos y consejos para que tu coche contamine menos:

¡No corras demasiado!

Una de las maneras más sencillas de reducir la contaminación causada por tu coche de combustión es manteniendo una velocidad regulada en todo momento y evitando acelerones repentinos, especialmente cuando se está en un punto muerto o arrancando. Añadido a eso, llevar el coche en la marcha correspondiente en todo momento es imprescindible, para que el motor vaya desahogado, no caliente tanto el motor, y produzca una menor combustión, emitiendo menos gases nocivos para el ambiente.

Cambia el aceite regularmente

Cambiar el aceite lubricante del coche con regularidad es una actividad primordial, no solo para disminuir la contaminación provocada por el coche, sino también para prolongar la vida útil del mismo y evitar fallas, puesto que el aceite viejo provoca un aumento exagerado de la temperatura del motor, sacándolo del rango recomendado o seguro, haciendo que se consuma el combustible mucho más rápidamente y dando paso a que se creen depósitos y asentamientos dentro del motor, y en consecuencia de ello que hayan más emisiones de gases contaminantes.

Trucos y consejos para que tu coche contamine menos

Revisa el tubo de escape y el catalizador

Tanto el tubo de escape del coche como el catalizador son las dos zonas o áreas en donde se concentran las sustancias nocivas derivadas de la combustión antes de que estas sean emitidas al ambiente, de manera que hay que procurar revisarlas para asegurarse de que no haya fugas, además de garantizar que no haya una mala combustión del motor, cosa que se puede identificar por el color y cantidad del humo que emite.

Asegúrate de que la batería y sistemas de encendido estén funcionando correctamente

Lo que permite o proporciona al motor del coche una buena combustión son los calentadores de Diesel y las bujías, de manera que su correcto funcionamiento es primordial para evitar una mala quema de combustibles y una mayor contaminación ambiental a consecuencia de ello.

La condición de las llantas también influye, no lo olvides

La presión de las llantas tiene un efecto directo en la cantidad de combustible que consume el coche y el esfuerzo que hace el mismo debido a consecuencia de una mayor fricción sobre el pavimento causada por tener una presión menor a la recomendada, mientras que por otra parte si la presión es mayor a la recomendada habrá un menor agarre a la superficie, lo cual puede resultar en accidentes, de manera que lo mejor siempre es asegurarse de que las llantas estén en condiciones óptimas, no solo para cuidar el ambiente, sino también para cuidar la integridad del coche y sus pasajeros.

Si no hay calor, apaga el aire acondicionado

¿Sabías que mantener el aire acondicionado del coche encendido gasta hasta un 20% más de combustible? Por lo que, si el clima no está caluroso y no te molesta ir con los vidrios abajo, puede que quieras considerar apagar el aire acondicionado para ahorrar algo de combustible, y por supuesto, contaminar menos, pero eso sí, ten en cuenta que esto solo aplica en momentos en los que no hay demasiado viento, ya que, de lo contrario, si hay mucho viento y conduces con las ventanas abajo, se disminuye la aerodinámica del coche y en consecuencia hace uso de más combustible para poder avanzar.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

Apaga el motor cuando no estés en movimiento

Si vas a estar en un mismo sitio durante un tiempo relativamente prolongado, digamos, más de 3 o 5 minutos, apagar el motor es una forma de paralizar la emisión de gases durante ese tiempo, cosa que es más que obvia pero que aun así algunos dan por sentado, ya que es bastante común ver personas que, especialmente durante el verano, dejan el motor y el aire acondicionado encendido mientras esperan dentro del coche.


Artículos Relacionados