Hay una gran variedad de datos que pueden identificar a nuestro coche y que nos permite comparar entre ellos, marca, modelo, cilindrada, velocidad máxima, tiempo de aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora, entre otros, pero uno de los más comunes es la potencia la cual y como método de comparación, suele medirse en caballos.

Si bien los caballos son la unidad de medida de la potencia del coche, existen otras formas en las cuales mostrar dicha potencia por lo cual llegar a obtener el valor en caballos no siempre es un proceso automático sino que requiere de un cálculo, sencillo, entre medio.

Si te interesa conocer como llegar a obtener los caballos de cualquier vehículo, sigue leyendo este artículo pues vamos a desgranar las diferentes opciones existentes con el fin de que podáis realizar los cálculos pertinentes en pocos segundos.

Métodos para calcular los caballos de potencia

Como avanzábamos, existen distintos modos de calcular los caballos de potencia de nuestro coche, vamos a ver pues, brevemente, cada uno de ellos con el fin de que podáis llevarlo a cabo vosotros mismo.

A través de la cilindrada

La primera opción, a través del conocimiento de la cilindrada de nuestro vehículo podríamos llegar a conocer la potencia del coche en caballos ¿cómo es ello posible? Pues de la siguiente manera:

0,08 x Nº de cilindros (cilindrada / nº de cilindros) elevado a 0.6

¿No te suena? Normal, esta fórmula nos arroja la potencia en caballos a través del conocimiento del número de cilindros y la cilindrara de nuestro vehículo. En realidad se trata de un cálculo bastante sencillo una vez tenemos ambas variables y con cualquier calculadora o con cualquier hoja de cálculo en nuestro ordenador, podremos llevarla a cabo en unos segundos.

Si este método no te parece interesante o desconoces los cilindros y cilindrada de tu vehículo, no te preocupes, existen más alternativas.

Para qué sirve la potencia fiscal

Otra duda común es, ¿para qué sirve disponer de la potencia fiscal? Este dato que se encuentra en un paso intermedio entre la cilindrada y la potencia en caballos, nos ayuda a conocer en base al número de cilindros y cilindrada del vehículo la carga impositiva del coche. En otras palabras, la potencia fiscal se utiliza, principalmente, en la actualidad, para el cálculo de impuestos relacionados con dicho vehículo.

motor 1 e1623877773670 | Total Renting

Esta unidad de medida se mantiene en el tiempo si bien y como hemos ido indicando a lo largo del artículo, para comparativas entre potencias en sí, suele ser más empleado el término de caballos siendo esta la unidad de medida más extendida. Por tanto, en el siguiente apartado vamos a ver como convertir esa potencia fiscal en caballos.

Pasar la potencia fiscal a caballos

Si el cálculo anterior podría ser poco llamativo para muchos por lo “extenso” de su fórmula, el cálculo que permite convertir potencia fiscal a caballos no tiene excusa para no ser aceptada por todos, y es que tan sólo será necesaria una multiplicación para pasar de una unidad de medida a la otra. ¿Y cuál es la cuantía por la cual será necesario multiplicar? ¡Fácil, 1,36!

Por tanto, para pasar de potencia fiscal a caballos únicamente deberemos multiplicar la potencia fiscal por 1,36. A modo de ejemplo, podríamos imaginar un vehículo con una potencia fiscal de 100 que al pasarlo a caballos sería 100 x 1,36 = 136 caballos de potencia. Como vemos un cálculo simple y rápido que no deja lugar a dudas.

Motores de explosión o de combustión interna de cuatro tiempos:

Los motores denominados de cuatro tiempos o a nivel más técnico de explosión o combustión interna de cuatro tiempos, basan su funcionamiento en, valga la de redundancia, 4 tiempos que serían: admisión, compresión, explosión y por último escape. Una vez completada las 4 fases estaríamos ante un nuevo ciclo.

¿Y que sucede en cada una de las fases? Pues podríamos resumirlo del siguiente modo:

En primer lugar existe una entrada ya sea de aire o de mezcla que en la segunda etapa pasa a ser comprimida. Una vez comprimida la entra de aire o mezcla se detona y ello permite una explosión que genera energía. Por último, los gases son expulsados del vehículo hacia el exterior en la fase de escape.

Motores de explosión o de combustión interna de dos tiempos:

A diferencia del punto anterior, los motores de combustión o explosión de dos tiempos precisan de un menor recorrido del cigüeñal para conseguir la vuelta o ciclo indicado. Estos procesos de admisión, compresión, explosión y escape siguen llevándose a cabo, si bien el movimiento, en este caso, del cigüeñal se realiza es más rápido al anterior.

Esperamos que este artículo os haya permitido conocer más la unidad de medida de potencia que son los caballos y que tan popular es en el mundo del motor. Como vemos, si disponemos de la cilindrada y número de cilindros podremos llegar a obtener el número de caballos del coche, de igual modo que si disponemos de la potencia fiscal y con únicamente una sencilla multiplicación también podremos llegar a obtenerla.

Si eres aficionado al mundo del motor, estamos seguros que poder calcular por ti mismo la potencia, en caballos, de un coche es sin duda un conocimiento útil más aún cuando se trate de una información que no ha sido facilitada previamente. Y recuerda, al igual que sucede con la TAE en la financiación, buscar un coche con cierta potencia y valorar entre las mejores opciones, siempre es más sencillo si trabajamos con una unidad de medida referente, y en este caso la potencia en caballos, si bien también podría serlo en potencia fiscal, nos ayudará a obtenerla.

Artículos Relacionados