En este artículo vamos a hablar sobre un tema que a muchos os puede parecer ciencia ficción o algo no demasiado viable con la tecnología actual, nos referimos a la conversión de un coche con un motor de combustión diésel a uno con motor eléctrico. Esta renovación supone mucho más que el cambio de un motor por otro y, por ello, su práctica está ganando cada vez más adeptos sobre todo entre aquellas personas con una mayor preocupación por el medio ambiente y la reducción de las emisiones nocivas.

Tanto si eres un apasionado del motor y te interesa conocer estas nuevas prácticas que se están llevando a cabo, como si en alguna ocasión te has planteado cambiar tu actual coche por uno con motorización eléctrica, este artículo puede ser de tu interés, pues en él vamos a detallar como funciona el retrofit, esta práctica que nos permite conducir un coche eléctrico sin tener que comprar un nuevo vehículo.

Retrofit, ¿qué es?

Como avanzábamos anteriormente, la práctica que lleva a cabo este tipo de cambios de motorización ha sido bautizada como retrofit. A modo de resumen y por no hacer una definición excesivamente técnica, podríamos indicar que el retrofit permite modificar la mecánica de un vehículo por otra distinta. Es por ello que encontraremos artículos o talleres donde se habla del retrofit para cambiar de diésel a gasolina o viceversa o como en esta ocasión, para convertir un coche diésel o gasolina a uno con motor eléctrico.

Este tipo de cambios suponen retos tanto a nivel mecánico, como a nivel de trámites, pues estamos hablando de un tipo de cambio que no es excesivamente extendido en la actualidad y por ello las administraciones aún han de adaptarse a este tipo de modificaciones de gran calado.

A quién puede interesar el retrofit

Existen diferentes motivaciones para llevar a cabo un retrofit en nuestro coche, no obstante, alguno de los más comunes suelen ser:

  • Personas con un interés especial por el cuidado al medio ambiente y la reducción de emisiones. Este tipo de clientes desean modificar la mecánica de su vehículo con el fin de ser menos contaminantes sin necesidad ni de vender su actual coche ni de adquirir un coche eléctrico. Por tanto, si bien puede llegar a ser un proceso costoso, dado los actuales precios de los coches eléctricos nuevos y el reducido mercado de coches eléctricos de ocasión, parece ser un momento interesante para plantearlo.
  • Por otro lado, encontramos personas que desean alargar la vida de su actual coche. Muchas personas acaban teniendo, con el paso de los años, un vínculo especial con su vehículo. Tanto es así, que cuando la mecánica de nuestro coche se encuentra ya dañada por diferentes lugares dado el paso de los años y / o de los kilómetros, darle una segunda oportunidad con un motor nuevo.

¿Cómo se lleva a cabo la conversión a coche eléctrico?

Este proceso como ya hemos ido avanzando no será tarea fácil, vamos a detallar brevemente alguno de los pasos a seguir:

  • En primer lugar, deberemos retirar todas las piezas mecánicas de nuestro coche.
  • Tras ello, deberemos empezar a comprobar que piezas vamos a necesitar adquirir en su versión para motor eléctrico, pues la gran mayoría de dichos componentes deberán ser substituidos por unos nuevos. Deberemos pues comprar lo necesario lo cual puede llegar a retrasar el proceso incluso semanas, dado que son elementos con un stock y números de proveedores bastante limitado.
  • Una vez hemos recibido todos los componentes podremos iniciar el proceso de montaje, en este tiempo es probable que aparezcan más complicaciones si bien con tiempo y paciencia podrá ser resuelto en la mayoría de los casos.
  • Por último, cuando nuestro coche ya es 100% eléctrico tocará el proceso de homologación, algo que también puede llegar a demorarse un tiempo

cambiar-motor-diesel-electrico

Dónde convertir un coche de gasolina a eléctrico en España

Como decíamos, las complicaciones en homologar, el tiempo de espera de la llegada de las piezas, el coste total de la conversión que puede superar los 10.000€, etc., han hecho que no sean demasiadas las empresas que se dediquen a este tipo de cambios. De todos modos podemos encontrar compañías especializadas como Elektrun Cars que podremos visitar en su portal www.elektrun.com.

Si deseamos conseguir un mayor número de compañías donde elegir o bien intentar reducir costes, deberíamos mirar este tipo de servicios más allá de nuestras fronteras en países como Alemania donde están relativamente más extendidas.

¿Tiene futuro hacer esto en España?

Respecto a si tiene o no futuro este tipo de conversiones de mecánica en nuestro país, lo cierto es que al margen de la poca oferta del servicio, existen otros impedimentos que hemos ido viendo a lo largo del artículo, por un lado el coste de las piezas nuevas así como todo el proceso posterior al montaje referente a la homologación necesaria para poder circular por la carretera con total legalidad.

Esperamos que este artículo os haya gustado y os haya permitido conocer más y mejor este tipo de cambios de motor, que si bien son bastante interesantes sobre todo por su variante medioambiental aún parecen tener un largo recorrido por delante hasta poder ser algo relativamente común, y parte de este recorrido va a venir de mano de las administraciones que permitan agilizar todo el proceso que va desde el montaje hasta la puesta en circulación.

 

¿Estás pensando en cambiar tu vehículo de diésel por uno automático? ¿Sabías que con Total Renting cada 3-5 años puede cambiar de vehículo por uno que se adapte mejor a tus necesidades y preferencias? ¡No dudes en contactar con nuestros expertos para más información!

Artículos Relacionados