La Guerra Interna de Volkswagen con los vehículos eléctricos ante la inflación

Desde el Grupo Volkswagen se admite que su objetivo es todavía realista pero si la inflación continua o sube, sus futuros eléctricos podrían llegar a ser más caros en el futuro. En el año 2025, el Grupo Volkswagen pretende que el acceso a su gama de coches eléctricos urbanos se sitúe entre los 20.000 y los 25.000 euros.

La producción y el desarrollo de los diferentes coches eléctricos y urbanos del Grupo Volkswagen es uno de los proyectos más importantes a los que se han enfrentado Cupra y Seat durante los últimos tiempos. La creación de los diferentes coches eléctricos es clave para poder llegar al mercado para democratizar la electrificación, con precios cercanos a los 20.000 euros. A partir de 2025, ambas se encargan del desarrollo de la plataforma, una variación de la arquitectura MEB para coches eléctricos para su uso en vehículos pequeños siendo responsables de la producción que podrá llevarse a cabo en Martorell.
La inflación es uno de los principales preocupaciones del Grupo Volkswagen, ya que su objetivo podría llegar a complicarse con una inflación cercana al 7% sería un problema. La inflación esperada para mayo en la eurozona es de 8,1%, manteniendo una subida desde el 7,4% desde abril.
Ver todas las ofertas de renting disponibles
La Guerra Interna de Volkswagen con los vehículos eléctricos ante la inflación

Reducción de precios

El desarrollo de los coches se está realizando por Seat y Cupra en España, produciéndose en Martorell, ya que los costes de producción son más bajos que en Alemania. A partir del año 2026, la planta de baterías de Sagunt, podría contribuir a reducir el precio de los coches al permitir producir sus propias baterías.

La plataforma MEB, permite reducir los diferentes costes de producción y desarrollo, al igual que los componentes que compartirán los diferentes vehículos. La principal característica para poder reducir el precio de los coches es poder permitir ofrecer eléctricos por debajo de los 25.000 euros en la escala establecida.

El proceso inflacionario actual puede hacer que las previsiones realizadas no se produzcan porque el precio de la energía y de las materias primas se ha disparado, inflando el precio de los vehículos produciendo un impacto que haga que los consumidores realicen menos procesos de compra.

Paso definitivo

Los objetivos del Grupo Volkswagen están marcados y contienen diferentes objetivos como la reducción de costes en la producción y el desarrollo de vehículos, incrementando de esta forma el margen de beneficios por unidad producida. En el futuro Volkswagen pretende dar un paso al frente en su electrificación con el lanzamiento de una gama accesible para casi todos los consumidores creada bajo nuevos estándares de cooperación, para poder garantizar una gran rentabilidad.

El desarrollo de los coches urbanos eléctricos, contienen un proyecto de colaboración para reducir costes en su producción, haciendo que una marca se encarga de ello y reparte el vehículo para los diferentes segmentos del grupo. La estrategia de cooperación, permite mejorar la rentabilidad de las marcas de volumen del consorcio haciendo más rentable los diferentes procesos de desarrollo y construcción de vehículos.

Implantación del vehículo eléctrico

La implantación del coche eléctrico para sustituir a los tradicionales motores de combustión conlleva un largo y costoso camino. Según algunos estudios, la escasez de semiconductores seguirá afectando al suministro de fabricantes hasta el año 2024, siendo el incremento de los costes de las materias primas uno de los factores que no se han reflejado por completo en el rendimiento económico de las empresas.

Los precios del litio, níquel y cobalto son muy elevados, siendo actualmente muy complicado la reducción de los costes de materiales para los vehículos eléctricos, ya que el precio de las baterías de iones de litio están afectadas por la escasez de materiales y la inflación de la materia prima.

A nivel de infraestructuras de carga, las inversiones no son lo suficientemente elevadas para que la sustitución de los vehículos eléctricos por los coches tradicionales sea una realidad.

La Guerra Interna de Volkswagen con los vehículos eléctricos ante la inflación

Futuras infraestructuras

El sector necesita aumentar las inversiones para hacer frente al limitado suministro de litio, una materia prima clave en las baterías y cuyo 90% procede de únicamente tres países: Chile, Australia y China. En 2021, el gasto mundial relacionado con el vehículo eléctrico, tanto por el propio vehículo como por la recarga, creció en más de un 75%. Las diferentes inversiones se inclinan frecuentemente hacia la compra de nuevos vehículos, haciendo que las inversiones en recarga, a nivel privado y público, tengan que aumentar de forma exponencial.

El aumento previsto de la demanda de vehículos, según las estimaciones actuales, la economía mundial podría enfrentarse a un déficit de suministro cercano a las 500.000 toneladas de litio en el año 2030 sobre la base de las reservas conocidas. Por lo que para poder aumentar la producción se necesita invertir en nuevas tecnologías, con procesos como el aumento de investigaciones y la extracción directa de litio.

Los diferentes fabricantes alcanzaron una inversión millonaria, para poder dar servicio al volumen de coches eléctricos estimados, realizando una inversión en infraestructuras superior a los 17.000 millones de euros anuales hasta 2030.

Las inversiones abordan diferentes cuestiones que son clave como: la mejora de la red eléctrica para hacer frente a la demanda, el alivio de los costes y la reducción de la carga normativa para acelerar la aprobación de permisos de construcción de cargadores.

Crisis de las materias primas

En el año 2021 se produjo un auge del coche eléctrico pero la tendencia no continúa. El precio del litio se ha disparado representando más del 20% del coste del vehículo. Para la fabricación de coches eléctricos, también es necesario el níquel cuyo precio se ha más que duplicado en un año. También es necesario el aluminio, que se usa en la fabricación de cualquier vehículo y con un precio un 40% superior que en el pasado.

 

 

 

Artículos Relacionados