De entre las muchas casuísticas que pueden darse en la carretera hay alguna que está en nuestra mano evitar que sucedan, una de ellas que sin embargo se da más de lo que pensamos, es que nuestro coche se quede sin gasolina y por tanto no podamos proseguir con nuestro trayecto quedando parados en cualquier tipo de vía.

Como es de suponer, esta situación es realmente peligrosa pues nos encontraremos ante la imposibilidad de mover el vehículo de allá donde se encuentre más allá de a través de empujarlo o remolcarlo, algo que según el contexto será más complejo o menos. En el caso de quedarnos sin gasolina en una autopista un día laboral a hora punta estaremos en muchos más apuros que en una carretera secundaria un martes por la tarde.

Es por ello que en este artículo vamos a ver más que hay tras este tipo de incidente y es que seguro que hay datos que desconocíais y que nunca está de más conocer pues a no ser que seamos lo bastante precavidos, es una situación que nos puede llegar a pasar a cualquiera. ¡Vamos a allá!

Llamar al seguro

Existen diferentes modos de actuar en este caso, una es claramente llamar a nuestro seguro para que pueda socorrernos en esta situación. Esto suele llevarse a cabo a través del envío de una grúa que nos permita desplazarnos hasta una gasolinera o taller y desde ahí ya poder resolver la situación.

Llamar a la grúa

Otra opción sería que nosotros como particulares sin intermediación de la compañía de seguros, llamemos a una empresa de grúas con el mismo fin que el punto anterior, es decir que nos remolquen hasta una gasolinera donde repostar y poder proseguir con el viaje.

¿Qué hacer si te quedas sin gasolina en el coche?

Coger una garrafa de gasolina

Otra opción que suele llevarse a cabo si cerca de nuestra posición existe una gasolinera abierta es la de coger una garrafa de gasolina homologada (no podemos utilizar cualquier garrafa o botella con este fin) y acudir a la gasolinera caminando, rellenar la garrafa y desde la garrafa poner la gasolina suficiente al coche para poder llegar con él a dicha gasolinera a repostar completamente.

Esta última opción puede que se dé sin que tengamos ninguna garrafa pero sí una gasolinera cerca, en estos casos continua siendo interesante acudir a la misma pues en muchas de ellas están a la venta este tipo de garrafas o incluso pueden prestarlas de modo excepcional.

Averías por quedarse sin combustible

Al margen de los problemas que pueden darse en la carretera al quedarnos sin gasolina, principalmente en cuanto a seguridad para nosotros, quienes están en nuestro vehículo en ese momento y todos los que se crucen en nuestra posición, existen otro tipo de riesgo en este caso en forma de averías que harán que el coche pueda llegar a necesitar pasar por el taller y no sólo por la gasolinera a repostar.

Los principales problemas a los cuales nos exponemos al dejar que nuestro vehículo se quede sin gasolina son:

  • Agotamiento de la batería tras intentar arrancar nuestro vehículo cuando este se ha quedado sin combustible (en ocasiones personas creen que es problema de batería y por ello lo intentan repetidas veces).
  • Obstrucción de los inyectores al entrar suciedad que se va acumulando con el paso del tiempo en el fondo del depósito y que entra en los inyectores al no quedar combustible en dicho depósito.

¿Qué hacer si el seguro no lo cubre?

Si el seguro no cubre, que muchas veces no lo hace, los costes de llevar nuestro vehículo hasta una gasolinera, no nos quedará otra opción que asumir como nuestro el precio de la grúa que nos llevará o bien solicitar ayuda a un conocido para poder acercarnos hasta la gasolinera más próxima y poder coger gasolina con una garrafa homologada. En este último caso deberemos estar seguros de haber dejado el vehículo bien estacionado, pues sino puede salirnos más rentable la grúa que la sanción que podamos recibir.

¿Cómo evitar quedarte sin gasolina?

Para evitar quedarnos sin gasolina obviamente hemos de tener en mente el testigo, pero ello ya nos está avisando que estamos en el tiempo de descuento. Si bien un coche puede llegar a hacer hasta 80 km en reserva, lo importante es tener interiorizado mentalmente que el nivel situado justo encima de la reserva del coche, es nuestra reserva. Con ello estaremos sumando a esos 80 km otros, quizás 80 km o 100 km extra, que nos permitirán llegar a una gasolinera estemos donde estemos.

Multas por quedarse sin gasolina

Otro punto que muchas personas desconocen y que viene como consecuencia del echo de quedarse sin gasolina es el poder ser sancionado por haber estacionado en un lugar incorrecto. Si bien este acto es realmente consecuencia de algo externo a nuestra voluntad, se considera que es un error como conductor no haber previsto esta situación.

Respecto al importe de la sanción que acabamos de comentar, indicar que puede ascender a 200€ lo que supone un coste importante para una situación que puede agravarse, como decíamos, por averías.

¿Es lo mismo quedarse sin gasolina que sin diésel?

Quedarnos sin gasolina en un vehículo diésel es más peligroso en cuanto a potenciales averías se refiere que si nos sucede lo mismo en un coche gasolina. Las averías a las cuales no exponemos en el caso de quedarnos sin diésel son desde algo más común como es agotar la batería de nuestro coche hasta algo de mayor envergadura como es la obstrucción de los inyectores.

¿Pensando en adquirir un coche de renting para particulares, renting para empresas o renting para autónomos? No dudes en contactar con nuestros expertos de Total Renting. Te asesorarán con todo lo que necesites gracias a su atención personalizada.

Artículos Relacionados