Disponer de un vehículo en propiedad es algo que muchos desean y que es bastante común en nuestro país, si bien no deja de ser disponer de un activo que requiere de ciertos mantenimientos para su funcionamiento y mayor durabilidad. Es por ello que si hacemos números, al final de la vida útil de nuestro coche, habremos gastado una cantidad más elevada de lo que podríamos imaginar en conceptos de pólizas de seguros, mantenimiento, inspecciones, impuestos y como veremos en este artículo, en combustible.

En este artículo, como avanzábamos, vamos a hablar del combustible y más concretamente sobre como intentar ahorrar en algo que permite que nuestro coche se mueva y por ende nos lleve a donde deseamos pero que supone un coste nada despreciable a final de mes. Sin más rodeos vamos a entrar a ver el ranking de 10 formas que hemos seleccionado como las mejores para ahorrar combustible mientras circulamos.

10 maneras de ahorrar combustible

Veamos pues estas 10 formas de reducir nuestra factura en gasolina a final de mes.

Olvídate de los acelerones

En primer lugar, y ya como consejo no sólo para ahorrar combustible, deberíamos ir olvidándonos de dar acelerones. Esta acción que en ocasiones llevamos a cabo en ciudad o simplemente por diversión cuando nuestro vehículo suele realizar un sonido que nos agrada al hacerlo, nos está suponiendo un consumo extra nada despreciable en nuestro coche. Esta entrada masiva de gasolina con cada acelerón sería mucho más aprovechable si circulamos de un modo más tranquilo.

Apaga el motor de vez en cuando

No es necesario disponer de un coche con sistema start and stop para ahorrar gasolina. Como conductores sabemos mejor que nadie en que momento nos hemos detenido y la pausa se prevé lo suficientemente larga como para que salga más rentable apagar y volver a encender el motor que dejar nuestro coche a ralentí. Esperas en las puertas del colegio, atascos de hora punta en zonas muy concurridas, etc., son ejemplos de momentos en los cuales nuestro coche estará parado durante más de 20 segundos y por tanto, donde nos saldrá más a cuenta apagar el motor para de este modo ahorrar gasolina.

gasolina 2 e1625083753599 | Total Renting

Cambia de marcha cuando toca

Suena lógico pero no lo es tanto una vez llevado a la práctica, cambiar de marcha cuando toca es algo que muchos creemos hacer pero no siempre se da. En ocasiones cuando cambiamos de marcha basándonos en el sonido del motor podemos estar distraídos o simplemente tener la radio más alta de lo necesario y que cuando nos percatamos que hay que cambiar de marcha el coche lleva un rato más revolucionado de lo necesario. De igual modo puede suceder lo contrario, que nuestro coche vaya a muy bajas revoluciones y sea necesario reducir marcha para de este modo evitar ese aumento de consumo de gasolina que no nos aporta nada en la práctica.

Por tanto, cambiar de marcha cuando el vehículo realmente lo necesita será primordial para una conducción más tranquila y confortable, un menor consumo de combustible y una mayor duración de los componentes del vehículo.

Aprovecha la inercia

Aprovechar la inercia viene a ser algo así como cuando vengamos de una bajada con velocidad, aprovechemos ese impulso “gratis” para circular una cierta distancia sin necesidad de pisar el acelerador. De igual modo, cuando estemos en una pendiente prolongada, no bajemos con punto muerto sino con una marcha puesta, esto nos permitirá pasar de un consumo residual a consumo 0 litros a los 100 kilómetros, sin duda algo a tener muy en cuenta si recorremos lugares de estas características a diario.

Haz un buen mantenimiento

El mantenimiento del coche no es algo que se lleve a cabo únicamente para que el motor funcione más tiempo y podamos aguantar nuestro vehículo más años, también servirá para detectar obstrucciones y otro tipo de aspectos que no llegan a ser averías y por tanto no nos percatamos al conducir pero que nos están generado un aumento del consumo al necesitar que el coche se esfuerce más de lo necesario para llevar a cabo la acción solicitada.

Lleva los neumáticos en buen estado

Los neumáticos, y esto guarda relación con el punto anterior, también serán importantes para mantener un consumo ajustado. Si nuestros neumáticos están en mal estado o por ejemplo se encuentran con una presión inferior a la recomendada por el fabricante, estaremos obligando a nuestro coche a precisar de mayor potencia para circular a la misma velocidad que lo haría con menos fuerza, pero los neumáticos correctamente inflados. Por tanto, este punto será relevante para conseguir un ahorro en combustible.

Deja que el coche precedente se vaya

En ocasiones ir detrás de un coche puede ser una tentación a mantener el ritmo incluso aunque ello suponga circular a una velocidad mayor a la cual solemos ir en ese tramo. Es por ello que como consejo para reducir el consumo, dejar que quien nos precede marque distancia y siga su trayecto a su velocidad sin que afecte a la nuestra será sin duda una buena opción.

Enciende la calefacción un poquito más tarde

Aguantar un tiempo sin el uso de calefacción o aire acondicionado ayudará a evitar que estos sistemas deban realizar la gran tarea de retirar toda la calor o frío acumulado en el interior del coche. Si los conectamos cuando parte de esa temperatura ha cambiado nos supondrá un ahorro en combustible al precisar menor potencia.

Sube las ventanillas

Las ventanillas subidas nos ayudarán a evitar que el aire entre en el interior del vehículo y lo frene. A velocidades reducidas puede ser más rentable que el aire acondicionado pero a más de 100 kilómetros por hora será mejor subirlas.

Lleva menos peso

A menor peso menor esfuerzo para moverse, esta regla nos permitirá reducir consumo.

Cuanto dinero podemos ahorrar por cada 100 km

Es complejo saber cuando dinero podemos llegar a ahorrar cada 100 kilómetros pues depende de diferentes factores, no obstante a nivel orientativo tener en cuenta todos estos aspectos puede llegar a suponer ahorros de entre un 10% y un 30% en combustible.

Artículos Relacionados