Llevar a cabo la labor de conducción de una fluida y segura manera, nos estaría ayudando considerablemente a preservar el estado de nuestro coche y a cada uno de sus componentes. Por ello, es que se conoce que para conducir de una manera segura, correcta y eficiente, se requiere de práctica y ciertos conocimientos referente a tu coche y su motorización.

Para la labor de subir rampas, interfieren diversos procesos mecánicos dentro del coche para que, al momento de subir una rampa, el coche lo haga de una manera fluida y sin interrupciones, es decir, que no se nos cale en el proceso. Como a todo principiante, dicha labor le puede parecer molesta o muy compleja; pero con el tiempo y tras diversas prácticas, prontamente lo estará realizando de una excelente manera.

subir-rampa-coche

Formas de subir una cuesta durante la conducción

Como lo mencionamos anteriormente, en primera instancia este proceso puede parecer algo complejo de realizar, pero solo queda la tarea de tener los conocimientos para ejecutar procesos que te permitan subir una cuesta sin ningún contratiempo. En este punto resalta más que todo el tipo de cambios que tenga tu coche, ya que al haber en el mercado coches con cambios manuales y coches con cambios automáticos, los procesos que conllevan a realizar este tipo de actividades cambiará significativamente. Pero descuida, en un corto tiempo y sin importar el tipo de cambios que poseas; estarás yendo cuesta arriba o cuesta abajo, como todo un profesional.

Cambio manual

Si tu vehículo cuenta con una transmisión manual, dicho proceso resultará algo más complicado de realizar, más que todo si deseas retroceder o detenerte; para lograr este cometido solo deberás cambiar la marcha a una más baja, todo esto con la finalidad de que las ruedas tengan más fuerza y así puedas controlar la velocidad. En unos simples pasos te explicaremos la manera de subir rampas o pendientes inclinadas de una manera segura y fácil, estos pasos serían:

  • En primer lugar, al acercarte a la pendiente deberás acelerar, manteniendo una velocidad segura, para que al entrar en ella aceleres de una manera suave y progresiva, teniendo en cuenta también el tipo de terreno, pudiendo ser de fácil adherencia o resbaladizo.
  • Luego, deberás de presionar el embrague del coche y consecutivamente cambiar la marcha a una más baja. Aquí tendrás que presionar el embrague, quitar el pie del acelerador y hacer uso de la palanca de cambios para bajar una o dos marchas en comparación a la actual.
  • El paso siguiente sería liberar el embrague de manera gradual, esto a medida que vas pisando el acelerador. Luego de que hayas bajado la marcha, debes de quitar de una manera cuidadosa el embrague, luego ir presionando el acelerador gradualmente e ir ascendiendo la pendiente.
  • En un dado caso de ir perdiendo la velocidad al subir, se debe de cambiar la marcha rápidamente, para ello deberás de presionar el embrague, cambiar la marca (a una mayor), e ir acelerando a medida que vayas soltando el embrague; de esta manera se evita que el motor tenga dificultades.

Cambio automático

Por otra parte, si tu vehículo cuenta con sistema de cambio automático será un punto a tu favor; ya que con esta el proceso será más intuitivo. Para ello los paso que tendríamos que realizar son similares al de los coches de sistema de cambios manual, aunque de igual manera se reducen en estos:

  • Al momento de acercarte a la pendiente deberás de acelerar. Solo bastará en ir presionando de manera gradual el acelerador para ir subiendo dicha pendiente.
  • Seguido, deberás de cambiar la marcha a una más baja. Más aún si vas conduciendo un vehículo muy pesado o si la pendiente es muy inclinada.
  • Dejar de presionar el acelerador y cambiar de inmediato a D2, realizarlo sólo cuando las revoluciones por minuto desciendan.
  • Por otra parte, si la pendiente es muy pronunciada se deberá de colocar en primera; una vez que hayas bajado de 15 a 25 Km/h.

Con la finalidad de servir de ayuda al conductor en estos casos, se han implementado servicios y mecanismos de asistencia para que a la hora de realizar estos procesos se hagan de manera casi automática, estos son encontrados en el panel como botones de potencia o asistente de pendiente.

C22 | Total Renting

Consejos para que no se te cale

Para estar evitando que nuestro vehículo se cale o sufra daños tras subir una pendiente, lo que principalmente deberíamos de observar o conocer es el tipo de pendiente que es al igual que su superficie, ya que al estar expuestos en superficies resbalosas o uniformes lo que necesitamos a toda costa es tener el control de nuestro coche. Por otra parte, el conocimiento y buen manejo de nuestro coche será indispensable, ya que por medio de esto efectuaremos de manera correcta los cambios de marchas, posicionamiento del embrague y aceleración.

Para preservar nuestra integridad y la de los demás conductores se recomienda dejar entre 5 y 10 segundos de distancia entre tu coche y el siguiente vehículo, pasar pendientes o curvas solo cuando se tenga una visión de al menos 150 – 170 metros, y sobre todo bajar la velocidad al alcanzar el tope de la pendiente, ya que en este caso deberás de desacelerar para descender, si es su caso.

¿Qué marchas elegir para subir una pendiente?

La marcha que debes elegir para subir una pendiente dependerá de diversos factores externos al vehículo, donde primeramente se tendrá presente el ambiente que nos rodea, habiendo observado este, el buen manejo de la mecánica por parte del vehículo evitará que tengamos movimientos involuntarios y que el motor sufra alguna consecuencia tras una mala ejecución.

Sin la necesidad de detenernos debemos realizar cambios de marchas, ya que si llegamos a detenerlos nuestro coche perderá fuerza, lo recomendable es iniciar la elevación con la primera velocidad a 2500 revoluciones, luego elevar a segunda e ir manteniendo la velocidad, si la pendiente es mediana.

¿Sabías que en Total Renting tenemos una amplia oferta de vehículos perfectos para este tipo de situaciones? Descubre todo nuestro catálogo de vehículos.

Artículos Relacionados