En este artículo vamos a explicar como equilibrar una rueda, un tema que muchos conductores pasan por alto cuando hablan del estado de su vehículo o cuando consideran realizar algún tipo de mantenimiento a sus coches.

Para muchos las ruedas o los neumáticos son elementos que, únicamente, pueden tener tres tipos de problemas, que se pinchen, se estallen o que se desgasten en cuyo caso para ambos problemas hay una misma solución, su sustitución. Es por ello que creemos que es interesante hablar del equilibrado de las ruedas, algo que sin que nos demos cuenta, nos está permitiendo conducir de un modo confortable y que cuando este equilibrio deja de existir molestias en la conducción.

¿Cuándo se da el desequilibrio?

El desequilibrio de los neumáticos pueden darse por acciones mucho más comunes de lo que imaginamos y es que algo tan común como un golpe en el bordillo al estacionar, un mal golpe en la llanta de nuestro coche o incluso el hecho de conducir con un neumático con menos aire que otro, pueden causar ese desequilibrio que dará lugar a la necesidad de hacer un equilibrado de ruedas.

Como hemos visto, son casos bastante comunes los que pueden dar lugar a este problema. Por ello es importante estar atentos a las alertas de nuestro vehículo ya que pueden indicar la necesidad de revisar nuestro vehículo. En este artículo iremos viendo algunos de los casos que podemos encontrarnos al conducir un coche desequilibrado.

¿Cómo se hace el equilibrado?

Los equilibrados de rueda, y hablamos de rueda y no únicamente de neumático como algunas personas piensan, se realizan con la ayuda de una máquina. Esta máquina es capaz de realizar movimientos similares a los que haría un neumático en su uso normal y con ello es capaz de detectar los desequilibrios que medirá en gramos. Este gramaje de desequilibrio será compensado a través de los llamados contrapesos que ayudarán a mantener la rueda equilibrada.

¿Cómo se reconoce un desequilibrio?

Si bien, como decíamos anteriormente, no es siempre sencillo vincular un problema a un desequilibro de ruedas, si que hay tres casos bastante característicos los cuales son:

Temblores del volante a determinadas velocidades

En primer lugar, cuando circulamos a velocidades medias o altas podemos notar como nuestro volante empieza a temblar. Esto que comúnmente no sucede más allá de que realmente vayamos a velocidades muy muy elevadas, es uno de los síntomas que pueden ponernos sobre sospecha de que el equilibrado de ruedas no está bien y ello acaba llegando hasta al volante en forma de vibración al haber cierta inestabilidad.

como-equilibrar-una-rueda

Ruidos o vibraciones inhabituales a velocidades en torno a los 100 km/h

Similar al caso anterior, podemos detectar que no sólo el volante vibra, sino que esto puede suceder con otros elementos y componentes. Si este es el caso ya estaremos más cerca de un más que posible desequilibrio.

Desgaste desigual de las ruedas

Por último, y como origen del desequilibrio o consecuencia del mismo, podemos ver que nuestros neumáticos se están desgastando de un modo desigual, esto como decíamos puede causar que finalmente derive en un desequilibrio o que este pueda ser generado por otro motivo y acabe provocando esa desigualdad en el uso de neumáticos y, por tanto, en su desgaste.

¿Cada cuánto debo equilibrar las ruedas?

Y con todo lo visto anteriormente es lógico preguntarse cada cuanto realizar este equilibrado de ruedas para evitar, por ejemplo, ese desgaste desigual de los neumáticos. Pues lo cierto es que no hay una única respuesta para esta pregunta, porque en realidad va a depender de varios motivos: si hemos cambiado de neumáticos a tiempo, los cambios de estación etc…

Por tanto, no existe un momento idóneo ni un límite de kilómetros para llevar a cabo ese equilibrado, será cuestión de ver si nuestro vehículo tiene alguno de los síntomas o si hemos de reemplazar neumáticos.

Tipos de equilibrado de ruedas

Existen dos formas de realizar los equilibrados de ruedas de los cuales hablamos en este artículo, vamos a ver muy brevemente cada uno de ellos con el fin de conocerlos mejor para el momento en que estemos en disposición de llevar a cabo alguno de ellos, hacerlo con un mayor conocimiento.

Equilibrado estático o equilibrado en un plano:

En primer lugar, nos encontramos con el denominado equilibrado estático o equilibrado en un plano, con el fin de encontrar el equilibrio en este tipo de equilibrado se va añadiendo peso en la parte del neumático más ligera (parte alta de la rueda) todo ello sin necesidad de movimiento del neumático, algo que si sucede en el siguiente tipo.

Equilibrado dinámico o equilibrado en dos planos:

En el caso del equilibrado dinámico, se emplean una serie de elementos mecánicos y electrónicos denominados equilibradores digitales giratorios, los cuales tienen como función poder analizar la respuesta del neumático en los tres posibles ejes y de este modo medir con exactitud que contrapeso establecer en cada punto.

Artículos Relacionados