A la hora de conducir  un coche una de las dudas más frecuentes entre los conductores novel es como saber en que momento cambiar de marcha, ya sea para subir o bajar las mismas. En este sentido y con la perspectiva de quien lleva años conduciendo, se limita a un acto automático y como mucho relacionado con el escuchar el sonido del motor para responder a esa pregunta, no obstante, existe una explicación más técnica para esta cuestión.

¿Qué son las revoluciones del motor?

Las revoluciones del motor o r.p.m es una unidad de medida utilizada para saber el número de vueltas que realiza, en este caso, el cigüeñal de nuestro coche cada minuto.

Aumentar marchas

Para el aumento de marcha las revoluciones se tienen en cuenta al alza, es decir, vamos subiendo de revoluciones a medida que vamos presionando el gas hasta llegar a un punto determinado que variará según diferentes circunstancias como pueden ser:

  • Combustible del coche.
  • Inclinación de la carretera por la que circulamos.
  • Necesidad de ese momento en la conducción.

Y es que, y relacionado con el último punto, no será lo mismo querer entrar a una redonda donde posiblemente revolucionemos más el coche con el fin de acelerar más rápido antes de cambiar de marcha, que en autopista donde podemos alargar más la marcha hasta cambiarla. A modo orientativo, un promedio de 2.000 r.p.m o 2.500 r.p.m sería un buen momento para pasar a la siguiente marcha.

Reducir marchas

La reducción de marchas se lleva a cabo cuando el motor gira a un número de revoluciones demasiado bajo y peligra incluso con calar el motor por completo si no aumentamos esas revoluciones. Entre las 1.500 y 2.000 revoluciones es un buen momento para bajar de marcha.

A que revoluciones cambiar de marcha un gasolina

En un coche con combustible gasolina, cambiar de marcha como decíamos anteriormente, entre las 2.000 y 2.500 r.p.m sería adecuado. Más arriba corresponde a una conducción más agresiva y deportiva y por debajo el motor no estaría funcionando óptimamente.

a-que-revoluciones-cambiar-de-marcha

Conducir un coche de gasolina y diferencias con uno diésel

La conducción en un vehículo gasolina vs un diésel tiene algunas diferencias como pueden ser:

  • Cambio de marchas en unas revoluciones más elevadas que un diésel.
  • Mayor necesidad del uso del gas para salidas en primera marcha.
  • A la hora de reducir de marcha, en un diésel es recomendable no sólo aflojar gas sino pisar levemente el freno.

Entre otra variedad de particularidades que van relacionadas con la conducción, duración del motor y componentes, consumo, entre otros.

1. Cómo conducir un coche de gasolina de forma óptima

Los coches gasolina precisan, como hemos dicho, de una conducción a revoluciones más elevadas para funcionar de un modo óptimo, a su vez el modo de arrancar el vehículo también es distinta de un diésel. Con sólo pisar el embrague y arrancar, estaremos en disposición de salir, mientras que un diésel nos supondría una espera mayor hasta que la temperatura alcance la necesaria para poder iniciar la marcha.

2. Ventajas de los coches de gasolina frente a los diésel

Los coches gasolina tienen algunas características que pueden hacerlos “preferibles” vs los diésel. Ejemplo de ello suele ser la sensación de una conducción más fina al disponer de motores más silenciosos, menor aparición de averías, menor coste de adquisición vs diésel, entre otras.

A qué revoluciones cambiar de marcha en un diésel

Como avanzábamos anteriormente, un vehículo diésel suele precisar un cambio de marcha a un número de revoluciones menor al del gasolina, por ello un valor de entre 1.500 y 2.000 revoluciones sería el adecuado para no hacer sufrir al motor.

A qué rpm cambiar de marcha en una moto

El abanico de revoluciones con las que cuenta una moto vs la del un coche es mayor, por ello el nivel de r.p.m a la que podemos cambiar de marcha en una moto de gran cilindrada puede rondar las 6.000 por ello un valor mucho más elevado a los que hemos visto anteriormente en los automóviles.

A cuántas RPM hacer los cambios para aprovechar tu motor

Según nuestras necesidades de conducción podemos “jugar” con las revoluciones a las cuales cambiamos de marcha, consiguiendo así que un mismo vehículo disponga de comportamientos en la conducción distintas según el momento.

1.     Para ahorrar combustible

Para conseguir consumir menos combustible, lo idóneo es acercar lo máximo posible el número de revoluciones vistas anteriormente antes de cambiar de marcha, incluso podemos hacerlo en unos valores ligeramente inferiores. Con ello el motor funcionará de un modo eficiente y su consumo se moderará.

2.     Para una mayor velocidad

Si lo que deseamos es mantener un ritmo elevado y una conducción más deportiva, llevar el coche hasta una franja de revoluciones mayor hará que el motor dé todo de sí y por tanto las velocidades alcanzadas y las sensaciones al volante sean mayores. Por el contrario a lo que veíamos anteriormente, el consumo irá al alza de forma bastante importante.

3.     Para una conducción equilibrada

Una conducción equilibrada donde el vehículo reaccione a nuestra presión sobre el pedal y que a su vez mantenga unos consumos relativamente ajustados nos hará realizar los cambios en franjas ligeramente superiores a las vistas anteriormente, siendo así entre las 2.500 y 3.500 r.p.m.

Revolucionar el coche mucho para gastar menos

Existen situaciones concretas, donde revolucionar el coche por encima de los valores vistos anteriormente, puede ayudarnos a ahorrar gasolina reduciendo el consumo, veamos alguno de ellos:

  • Subidas pronunciadas, donde el esfuerzo del motor es necesario y aumentar de marcha sólo nos hará reducir drásticamente la velocidad obligándonos posteriormente a reducir marcha y revolucionar el coche.
  • Descensos pronunciados, la utilización del freno motor nos ayuda a evitar el uso excesivo del freno a la vez que nos mantiene el consumo del coche a 0 l/100km. En esta situación el motor irá muy revolucionado, pero será positivo para nuestro bolsillo.
  • Entradas a rotondas o adelantamientos también son momentos donde el coche deberá ir alto de revoluciones, en este caso más por una cuestión de seguridad que de ahorro económico.

 

¿Estás pensando en adquirir un vehículo de renting? Contacta con nuestros expertos de Total Renting, te asesoraremos con todo los que necesites saber.

Artículos Relacionados