Como es de esperarse, en todos y cada uno de los coches que presentamos encontrarás unos, perfectamente calibrados y funcionales, sistemas de aire acondicionados, con los cuáles, podrás poseer tanto una fluida ventilación, como también un fácil control de la temperatura en cabina, de este modo, generando un plus en su experiencia de estadía dentro del vehículo. Pero, para solventar ciertas dudas que le puedan surgir, le presentamos una conveniente serie de información adicional acerca de los lineamientos, especificaciones y parámetros pertinentes del aire acondicionado, enfocado, principalmente, en el depósito de gas que encontraremos en el mismo. Como todos los demás sistemas y conjuntos del vehículo, requiere de un periódico mantenimiento y recarga, para poder ampliar tanto el tiempo de usabilidad como la fluidez del servicio proporcionado.

¿Qué es el gas del aire acondicionado?

El gas del cual hablamos, es una especie casi única y limitada de gases refrigerantes designados a los sistemas de acondicionamiento y climatización de aire de la cabina, no solo por su amplia usabilidad y maleabilidad en cambios de temperatura, sino también por su amabilidad con la naturaleza, el cual evita tanto causar daño a la capa de ozono como contribuir al efecto invernadero. Esto se debe a que cada gas refrigerante posee características únicas, obteniendo a su vez un amplio umbral de comportamientos distintos entre sí, dónde para cumplir con su función, estos deben presentar apartados idóneos como una temperatura, una presión y un volumen predeterminado, de modo que al momento de pasar por su designada serie de procedimientos, este condense el aire y genere la temperatura deseada, por lo que es común que el gas usado en los aires acondicionados automotrices sea completamente diferente al usado para otros sistemas de enfriamiento como, por ejemplo, el usado en los frigoríficos.

gas-aire-acondicionado-coche

¿Para qué sirve?

Los sistemas de aire acondicionado dependen en gran medida del ya mencionado gas refrigerante, esto es debido a que circulan por todos sus conductos principales, cumpliendo con su destinada serie de objetivos para brindar un óptimo servicio en todo momento. Después de que el climatizador obtiene una cierta cantidad de calor del entorno y luego lo transfiere a otro cuerpo dentro del mismo, la temperatura emergente de ahí será mucho más baja que la del interior del coche, por lo que dicho gas refrigerante se encarga de regular está temperatura ya que este gas absorbe considerablemente el frío y el calor evitando, de esta manera, el sobrecalentamiento, congelación o cualquier estado que comprometa la integridad del aire acondicionado. Después de pasar por esos procesos y finalizar la linealidad de su objetivo, este gas cambia su estado a su condición inicial volviendo a comenzar el proceso y cerrando el ciclo de refrigeración que mantiene el aire acondicionado del vehículo.

¿Qué gas se usa en el aire acondicionado?

Con los años, los sistemas de aire acondicionado automotriz se han llegado a usar varios tipos de gases refrigerantes completamente diferentes entre sí. Esto se debe a que, al darse cuenta de que el primer tipo de gas usado con este objetivo llegó a ser ciertamente perjudicial, tanto para la salud como para el ambiente, se comenzó la búsqueda de un gas refrigerante completamente asequible, seguro y que cumple con las características necesarias para asegurar un gratificante desenvolvimiento al momento de cumplir sus diversas funciones de refrigeración y control de temperatura.

Por lo que, después de que llegó a pasar todas las pruebas teniendo todo lo previamente mencionado presenté, se llegó al principal gas refrigerante usado en la actualidad para los sistemas de aires acondicionados automotrices, siendo este el R1234yf, el cual fue creado únicamente para el uso en sistemas de aires acondicionados de automoción, ya que posee características únicas. De este modo emitiendo menos gases de efecto invernadero, aumentando considerablemente la capacidad de enfriamiento y la eficiencia en consumo energético del vehículo, además de ser un gas que no es ni inflamable, ni tóxico, de modo que garantiza la seguridad de todos los expuestos a este dentro de la cabina.

gas-aire-acondicionado-vehiculo

¿Cómo saber si le falta gas a tu coche?

Cómo hemos llegado a mencionar previamente, el aire acondicionado de tu vehículo, como el resto de sistemas y operativos del coche, ameritan de un cierto mantenimiento periódico que asegurará la longevidad del servicio, por lo que al ser este en la actualidad un servicio de alta importancia en un vehículo, le presentamos la salida a la interrogante de saber en qué punto tu aire acondicionado necesita de una revisión y/o un cambio de gas, dejando marcado diferentes aspectos que le serán fácil de recordar. Principalmente debe saber que lo más recomendable es que dicho sistema debe ser recargado cada 2 años como tope máximo, ya que lo ideal sería hacerlo anualmente, de este modo no solo evitará poder quedarse sin el servicio de enfriamiento de forma repentina e indeseada, sino también garantizará un mayor control de la temperatura exacta que desea para el ambiente de la cabina. Aún así, si no sabe o no se acuerda cuando fue la última vez que le hicieron mantenimiento al sistema de aire acondicionado, existen diferentes indicadores con los cuales sabrá cuándo hacerlo, cómo al momento de percibir que el climatizador no enfría o que enfría poco, si nota que los cristales no se desempeñan o al contemplar el característico olor a humedad.

¿Cuánto cuesta el gas?

Cómo es de esperarse del mundo automovilístico, estos ofrecen diferentes tipos de gases refrigerantes para los sistemas de aire acondicionado integrado en los coches, entre los cuales dependiendo de qué tan actual sea el vehículo estará enfocado en el uso de un tipo u otro, aun así, por lo general, los vehículos más actuales del mercado dependen del R1234yf, el gas refrigerante enfocado a los sistemas de aire acondicionado más actual que hallarás, que a pesar de ser el ideal para esta labor, posee un cierto inconveniente, el cual viene siendo su precio, dónde cada kilogramo circula los 180 €, teniendo presente que cada recarga media de un vehículo es de 550 gr, sumando el servicio de recarga el precio final rondará entre los 250 €, citando la cantidad como precio referencial.

Son muchas las averías que sufren los coches con el paso de los años. La media está en los 7 años cuando los coches comienzan a tener tantas averías que, en ocasiones, son muy difíciles de solventar y que, en otros casos, terminan resultando más costosas que un coche totalmente nuevo.

¿Sabías que con Total Renting, empresa de alquiler de vehículos a medio y largo plazo, todos los gastos de reparaciones y de mantenimiento te los incluimos dentro de las cuotas mensuales? No tendrás que preocuparte por ningún gasto extra ¿Quieres más información? No dudes en contactar con nuestros expertos, ellos te asesorarán con todo lo que necesites.

Artículos Relacionados