Los perros así como los gatos son animales de compañía que para muchos de nosotros pueden ser auténticos compañeros de viaje en muchos sentidos, es por ello que es común que en alguna ocasión nos interese poder desplazarnos hasta algún lugar con ellos, ya sea para dar un paseo en un entorno más apropiado y entretenido para ellos o simplemente porque nos vamos de vacaciones y él o ella también ha de venir con nosotros. En estos casos nos encontramos ante la tesitura de como llevar a nuestra mascota en el coche sin que ello sea motivo de sanción por parte de los agentes de seguridad. En este artículo vamos a intentar dar respuesta a esta cuestión y además detallaremos no sólo que podemos utilizar para estos viajes sino también cual será la mejor opción para hacerlo, ya que como veremos existen actualmente varias opciones, todas ellas igualmente regladas.

¿Te interesa saber más sobre como viajar con tu amigo o amiga perruno? ¡Pues vamos a descubrirlo!

Normativa y accesorios para viajar en coche con perro de manera segura

Lo primero que hemos de comentar en este aspecto y como decíamos en el apartado anterior, es que viajar con un animal sea perro, gato, etc., en nuestro vehículo se puede hacer pero de no de cualquier modo, pues en estos casos hemos de mirar por la seguridad del animal, la de quien conduce y en definitiva de todos quienes intervienen en la circulación en la red de carreteras, y es que lo que sucede en nuestro coche nos afecta como conductores, afecta a nuestra conducción y por ende a la de quienes a nuestro alrededor viajan.

¿Por qué es peligroso que el perro viaje suelto en el coche?

Y siguiendo con el hilo anterior y respondiendo a la pregunta sobre el porque se puede considerar peligroso viajar con un perro suelto en nuestro coche, cabe decir que estos animales por muy bien enseñados que estén, por muy acostumbrados que estén a viajar en coche, etc., no dejan de ser en cierto modo imprevisibles ante determinados estímulos. Un pitido de un coche, un frenazo brusco, ver a otro animal en el coche de nuestro lado en un semáforo, etc., pueden ser motivo para que el animal se mueva de su lugar y ello conlleva problemas potenciales de todo tipo como pueden ser:

  • Hacernos perder la atención a la carretera pudiendo ocasionar un accidente
  • Que golpee el cambio de marchas sin querer pudiendo poner punto muerto en una zona en la que se circula a alta velocidad
  • Que golpee nuestro brazo haciendo que viremos la marcha pudiendo colisionar con otro vehículo o incluso salir de la carretera

Entre otra multitud de situaciones previsibles y no tanto que se pueden dar cuando un animal se mueve libremente por una zona donde nadie debería moverse ni hacer perder la atención de quien lleva el volante.

Los sistemas de retención que existen y su eficacia

En la actualidad existen diferentes opciones para poder llevar a nuestras mascotas en nuestro vehículo, todas ellas son igualmente homologadas y por ello legales, si bien no todas han demostrado ser igualmente efectivas. Vamos a ver brevemente las más comunes con el fin de poder comprobar cual se adecúa más a nuestras necesidades.

Arnés de un solo enganche

En primer lugar encontramos el arnés con un solo enganche. Este tipo de arnés permite que el animal se mantenga enganchado como si fuese paseando, es decir a través de un único enganche en su arnés y por otro lado en el enganche del cinturón de seguridad del vehículo. Esto permite que el animal tenga el movimiento que la longitud del arnés le permita. A nivel de seguridad no se considera el más recomendable pues ese radio de movimiento libre puede ocasionar más de un problema si no se calcula correctamente ya que puede dar ocasión a que el conductor se despiste de la carretera.

Cómo llevar un perro en el coche

Arnés con dos enganches

Este arnés es similar al anterior con la diferencia de que en lugar de un enganche cuenta con dos lo cual aporta un extra de seguridad ante roturas, por ejemplo, y por mantener al animal sujetado por dos puntos distintos que le dan mayor seguridad a él a la vez que limitan su libre movimiento. Una opción más segura que la anterior por un diferencial de precio muy bajo.

El transportín es el método más seguro para viajar en coche con perro

Sin duda la opción más segura para viajar con nuestro perro es la utilización de un transportin. Estos productos nos permiten que el animal tenga un ligero espacio de movimiento sin que en ningún caso afecte a nuestra atención al volante. El motivo es que el transportin cuenta con una puerta que impedirá que el animal salga del mismo y por ello no deberemos preocuparnos de posibles movimientos del perro fuera de la zona controlada. En estos casos es importante colocar el transportin en un lugar seguro que no pueda moverse ante giros bruscos o frenadas bruscas, pues en tal caso si podría llegar a ser peligroso. Una opción es ponerlo en el maletero sobre elementos adherentes o sujetado con algún tipo de arnés a un punto fijo.

Consejos para viajar en coche con perro

Al margen de lo dicho anteriormente, solo cabe destacar la importancia de nuestro sentido común a la hora de viajar con animales sea o no un perro. Hemos de saber que pueden reaccionar de un modo no previsto y que por ello la confianza en que no se van a mover no es en absoluto motivo suficiente para dejarles viajar de un modo no homologado, y es que la sanción económica no es en ningún caso el peor de los problemas en que puede derivar una actitud incorrecta en este sentido. Utilizar métodos de sujeción homologados y no realizar viajes especialmente largos (cuanto menos sin parar) serán aspectos importantes para evitar sobresaltos en el trayecto.

Artículos Relacionados