Leasing y renting son unas opciones financieras muy parecidas, pero que tienen algunas diferencias. Estas dos opciones tienen como objetivo el alquiler a largo plazo de un bien, que por lo general puede ser un inmueble, u vehículo o equipos tecnológicos.

Leasing es un producto financiero que está formado por un contrato de arrendamiento a largo plazo con opción a compra para el uso de equipos, mobiliarios, vehículos, inmuebles o maquinaria, pagando cuotas fijas por un tiempo determinado. El Renting es un alquiler a largo plazo, por lo general de un vehículo que la persona puede usar de acuerdo con un contrato y pagando unas cuotas fijas.

Diferencias entre leasing y renting

Diferencias fiscales entre leasing y renting

Las cuotas que se cancelan con el contrato de renting son deducibles completamente debido a que influyen en la actividad para la cual es utilizado en bien contratado.

En relación con el leasing, para que haya una deducción fiscal debe establecerse una diferencia entre las cuotas de las la amortización del bien, los intereses que se hayan acordado y el IVA, con la cuota que se pague para la compra del bien. Lo único que es deducible es el IVA y la amortización que se hace al capital, tendrá un límite para la deducción de acuerdo con tablas oficiales.

Diferencias entre coches de renting y leasing

Las principales diferencias entre el renting y el leasing para la compra de un coche son las siguientes:

Cuando se tiene un coche con un contrato renting, por ser un contrato de arrendamiento, influye en la deducción del impuesto de renta, debido a que no se encuentra entre los activos de la empres o particular.

Con el renting se evitan todo lo que tiene que ver con los intereses de financiación, con la inflación que tenga la moneda en el tiempo que dura el arriendo, lo que sí ocurre con el leasing.

Cuando vas a elegir en una de las dos opciones debes tener claro para que se vaya a usar el vehículo y las necesidades que se tengan de acuerdo con esto podrás definir cuál de las dos alternativas es la que más conviene.

Renting vs leasing principales diferencias fiscales contables

Con el renting y el leasing, los particulares y las empresas pueden obtener beneficios y ventajas fiscales.

Desde el punto de vista contable las cuotas de renting son consideradas un gasto desde y son asignadas en la cuenta de pérdidas y ganancias, lo que significa que el bien no es parte del activo del balance y las cuotas que están pendiente no va a originar ningún efecto en el pasivo.

En lo relacionado con la fiscalidad: El 100% del pago de la cuota puede ser desgravada, lo cual puede hacerse en el IRPF o en el impuesto de sociedades; lo que corresponde al IVA también puede ser objeto de deducción cuando se hace la declaración del impuesto.

Para que haya una deducción del 100% del IVA es necesario probar que el bien es usado estrictamente para una actividad económica.

En lo relacionado con la contabilidad y fiscalidad del leasing:

Las cuotas pueden ser desgravadas del IRPF o del impuesto de sociedades.

Es contabilizada como una compraventa porque se considera que la compra va a realizar una vez haya culminado el contrato, esto se refleja en la contabilidad de la siguiente manera en el activo se coloca el valor que tiene el bien, y en el pasivo se coloca la deuda a corto y largo plazo.

También debe tenerse en cuenta la variación de la cuota debido a los ajustes de los intereses que deben pagarse por el financiamiento.

Diferencias entre contrato de renting y leasing

Cuando finaliza el contrato de leasing, el titular puede escoger entre realizar la compra del vehículo haciendo el pago del valor residual que se estableció en el contrato o solicitar una extensión o prórroga del contrato con unas nuevas cuotas, también puedes cambiar el vehículo y establecer un nuevo contrato.

En el caso del renting puede ampliar o renovar el contrato conservando las mismas condiciones, también puedes devolver el coche y hacer el contrato por uno nuevo.

Cuadro de diferencias entre leasing y renting

Leasing

Renting

El pago que se hace de las cuotas no incluye impuestos, mantenimiento, ni reparaciones del bien

El pago que se efectúa de las cuotas incluye: mantenimiento, instalación, reparación e impuestos.

El contrato de leasing tiene una duración mínima de 24 meses.

Contratos puede tener una duración entre 12 y 60 meses.

Al bien que se ha financiado no se le puede hacer ningún cambio, será siempre el mismo.

Permite una constante renovación tecnológica.