En este artículo vamos a entrar en detalle sobre una duda que con mayor o menor recurrencia suele darse en la mayoría de los hogares, y es que nuestro coche no deja de ser un activo con un uso bastante importante en la mayoría de las familias y empresas, y por ello su substitución si bien puede basarse en aspectos económicos o de gustos personales, también tiene cierto límite de tipo temporal. Es por ello por lo que el afrontar la substitución de nuestro actual modelo por otro, sea o no nuevo, siempre es motivo de análisis y reflexión dada la vida útil de este tipo de activos.

¿Cómo funciona el cambio coche por coche?

Existe una forma de cambiar de coche que sería algo muy similar al histórico trueque. En este caso hablaríamos de la opción de substituir nuestro coche por otro siendo nuestro coche el pago por el que nos es entregado. Dicho de un modo más coloquial, cambiaríamos un coche por el otro.

En este tipo de intercambios, totalmente legales por otra parte, existen distintos modos de proceder. Si bien la versión más “simple” es aquella donde un coche es entregado como pago del otro y viceveresa, hay ocasiones donde el modelo adquirido puede ser superior o inferior al cual entregamos, por ello este diferencial se paga de manera económica al margen del a entrega del vehículo.

Por otro lado, indicar que todo este proceso ha de quedar perfectamente plasmado en un contrato de compraventa así como la realización de los correspondientes cambios de nombres de la propiedad de cada vehículo.

¿Cómo tasar un coche?

Para saber si nuestro coche vale una u otra cuantía, ya sea para ponerlo a la venta o como en el punto anterior, para realizar un intercambio, deberemos realizar un proceso denominado tasación y es que al igual que sucede con las viviendas, existen personas que por sus conocimientos puede calcular la devaluación que ha sufrido nuestro coche desde su salida de fábrica teniendo en cuenta variables como la antigüedad, kilometraje, estado interior y exterior del vehículo, historias de reparaciones, etc.

Este tipo de tasaciones suelen llevarse o bien en concesionarios que adquieran vehículo ya sean concesionarios oficiales o de ocasión, así como profesionales externos que se dedican en exclusiva a la tasación de vehículos.

Razones por las qué cambiar de coche

Respecto a las razones que pueden darse para que nos decidamos a cambiar nuestro coche puede haber un amplio abanico, y es que en definitiva es una decisión muy subjetiva que puede cumplir criterios más lógicos como puede ser que nuestro actual coche cuente con un largo historia del averías, que por su kilometraje o antigüedad sea recomendable su reemplazo, etc., o por otro lado, se puede basar más en criterios sentimentales o subjetivos. Los motivos subjetivos más habituales podrían ser gusto por cambiar de coche, posición económica que nos permite estos cambios, lanzamiento de nuevos modelos de nuestro interés, etc.cambiar-un-coche-por-otro

Pero lo cierto es que, como avanzábamos, este listado puede llegar a ser mucho más largo y englobar a aspectos relacionados con la devaluación actual del coche y su previsión, situación actual y previsión de revisiones y reemplazo de piezas, entre otra gran variedad.

Consejos para cambiar coche

Vamos a ver a continuación en más detalle algunos tips a tener presentes a la hora de adquirir un nuevo coche.

Antigüedad

La antigüedad es un aspecto que la mayoría tenemos en cuenta, pues cuando compramos un vehículo que quizás nos va a durar 8 o 10 años y lo adquirimos cuando este ya cuenta con 10 o 12 años a sus espaldas, hacemos un cálculo mental muy rápido que echa para atrás a muchos compradores. De todos modos hemos de estar atentos a otras variables más allá de la antigüedad, pues por sí sola puede darnos una imagen errónea.

Mantenimiento

El mantenimiento que requiere un vehículo u otro puede llegar a ser muy distinto según tipo de cambio, potencia, tipo de combustible, etc., es por ello que conocer aproximadamente el mantenimiento que requiere y su coste puede sernos de gran ayuda para tomar una decisión correcta con repercusión durante varios años.

Valor actual

El valor del vehículo nos permitirá obviamente conocer si podemos adquirirlo pero también será una variable con la cual comparar en el mercado. Si nuestro vehículo se encuentra ligeramente bajo el precio medio del modelo podemos estar ante una buena posibilidad. Reducciones demasiado importante pueden ocultar problemas que no se vean a simple vista.

Libre de cargas

Un coche puede disponer de financiación vinculada si su propietario lo adquirió a través de un crédito. En estos casos deberemos asegurarnos que sobre el activo que estamos adquiriendo, un coche, no hay ninguna carga pendiente.

Cosas que hay que saber antes de cambiar de coche

Vamos a intentar plantear otras tres, últimas, preguntas con el fin de realizarlas antes de adquirir un nuevo coche pues de las respuestas dependerá la tipología de coche a adquirir incluso la posibilidad de no hacerlo.

¿Para qué lo quieres?

Lo primero es saber que utilidad le daremos al coche. Un contexto más familiar, salidas a hacer deporte de montaña, subidas a puertos de montaña en invierno o únicamente para llegar al trabajo. Son ejemplos de potenciales usos para nuestro coche que pueden y deben afectar en la búsqueda del coche que precisamos según nuestras necesidades personales y profesionales.

¿Por qué quieres cambiar de coche?

Otra respuesta es el motivo por el cual deseamos cambiar de coche. Si son cuestiones, como decíamos, de por necesidad o por gusto y posibilidad de hacerlo. En estos segundos casos deberemos tener muy en cuenta a lo que nos arriesgamos si algo no acabara de cuadrar a nivel económico en un futuro.

Para cambiar coche también nos tendremos que preguntar, ¿qué tipo de coche quiero? ¿Diseño? ¿Imagen?

Y por último si bien en relación con las anteriores, deberemos combinar ambas respuestas y valorar si buscamos un coche que nos lleve a la montaña de forma eficiente o espaciosa, si queremos que tenga aspecto rudo o más sofisticado, etc., en definitiva, una serie de preguntas sobre usabilidad, diseño interior y exterior, espaciado para pasajeros.

 

¿Sabía que con Total Renting cambiar un coche por otro no supone ningún tipo de problema? Con Total Renting podrás cambiar de vehículo cada 3-5 años sin necesidad de tener que encontrar a un comprado ni resolver numerosos y pesados trámites que requieren la venta de un coche antiguo y la compra de un coche nuevo.

¡Conoce ahora toda la oferta de vehículos disponibles!

Artículos Relacionados