Los radares son uno de esos elementos a los cuales no todo el mundo tiene el mismo aprecio, si bien en realidad son un bien necesario para disuadir a ciertos conductores, de realizar imprudencias al volante y, de esta manera, evitar accidentes.

En este artículo vamos a hablar sobre una de estas últimas innovaciones en radares, concretamente los denominados radares veloláser una opción interesante que vamos a intentar desgranar en estas próximas líneas. ¿Te animas a descubrirlos? ¡Pues vamos allá!

¿Qué son los radares veloláser?

Para responder directamente a la pregunta principal, destacar que los radares veloláser no son otra cosa que radares portátiles empleados por la Dirección General de Tráfico (DGT) de reducidas dimensiones que pueden ser utilizados, en este caso por la guardia civil, de diferentes modos que a continuación detallaremos.

¿Cómo utiliza la Guardia Civil los radares Veloláser?

Como avanzábamos en el punto anterior, existe más de un modo de emplear este tipo de radares veloláser, si bien la Guardia Civil actualmente los emplea de dos modos distintos, veamos cuales son.

Adosados, mediante imanes, al lateral de los vehículos de patrulla

Una de las opciones más interesante e innovadoras en cuanto a radares se refiere y que permite este veloláser, es la opción de a través del uso de imanes, como si de un sticker publicitario se tratase, el radar puede ir montado en un lateral del vehículo patrulla de la guardia civil, esto permite ir controlando la velocidad de todo aquel que por ese lado circula y por tanto de un carril completo.

Si bien algunos piensan que este tipo de radares colocados de este modo, permiten medir la velocidad de ambos carriles, en el caso que los haya, en ese lado del coche, lo cierto es que únicamente puede trabajar con los coche del carril más próximo. Esta opción que muchos desconocen la hace especialmente efectiva, sobretodo si hablamos de coches de incógnito o policía secreta donde al no llamar la atención de los conductores y menos aún al ir en circulación, permite captar a aquellos infractores in fraganti.

Sobre un pequeño trípode

Otra opción dadas sus reducidas dimensiones es establecerlo en un lugar fijo con la ayuda de un pequeño trípode. Sus dimensiones más reducidas permiten colocarlos en lugares menos habituales lo cual permite que aquellas personas que creen conocer el tramo en particular y pensar que es un lugar libre de radares pueda ser detectado si incumple los limites de velocidad reglamentarios para aquella vía.

radar 2 e1621809463931 | Total Renting

Por tanto, nuevamente, el radar veloláser permite captar a infractores que con los sistemas actuales muy posiblemente no hubieran podido ser captados saltándose los límites o cuanto menos no en esos puntos. Es por ello que en este sentido es una avance importante e interesante en el pro de una red de carreteras más seguras y con menos infractores o cuanto menos que los infractores o potenciales infractores tengan más reticencias a la hora de pisar el acelerador una vez ya han alcanzado la velocidad máxima permitida.

Cómo funcionan

El funcionamiento de un radar veloláser es muy similar al de los actuales sistemas de detección de velocidad, si bien cuentan con dos puntos realmente interesantes, en primer lugar su peso, con tan sólo 3 kg de peso, estos radares son capaces de ser situados en lugares antes no viables, como puede ser la parte posterior de un quitamiedos, lo cual los hace prácticamente indetectables por un conductor incluso a baja velocidad. Por otro lado y como punto también interesante, su forma de enviar las notificaciones a los agentes.  A través de la tecnología 3G y 4G que podemos emplear nosotros en nuestro terminales móviles, el radar es capaz de enviar la información hasta una Tablet situada a pocos metros, concretamente en posesión de un agente de la autoridad.

Como hemos indicado anteriormente, el radar puede enviar la información por medios inalámbricos al agente, pero a su vez también puede enviarla de tal modo que se genere de modo automático una notificación hacia el infractor a través de la consulta en base de datos de su matrícula. Por tanto, el veloláser es capaz de detectarnos e iniciar el proceso de notificación vía correo ordinario en el mismo momento y sin necesidad de intervención humana. Además, a dicha notificación se le adjuntará la imagen pertinente.

En qué carreteras se colocan

Las vías donde se colocan los radares veloláser pueden ir cambiando según las órdenes recibidas por los agentes, si bien su reducido tamaño ha ampliado el radio de aplicación hasta tipos de vías donde antes no era viable la instalación de radares móviles. Por tanto, en este sentido podríamos decir que en la gran mayoría de las vías convencionales, podríamos encontrar un radar de este tipo ya sea sujeto a un lateral del coche de la Guardia Civil o sobre un trípode.

¿Por qué son tan indetectables estos radares?

Como hemos avanzado anteriormente, sus 3 kg de peso y pequeño tamaño hacen que sea realmente compleja su detección. Los conductores están acostumbrados a notar aspectos que dan pistas sobre la posible presencia de radares como coches patrulla cerca, frenadas imprevistas por parte de los vehículos que nos preceden en la carretera, conocimiento de la llegada a una zona con previsión de radares, etc. Pero este tipo de radares pueden evitar casi cualquiera de estas señales identificativas.

¿Qué margen de error tienen los radares Veloláser?

En el caso de los radares veloláser el margen de error se estima que es de tan sólo un 2,5% por tanto un resultado más que aceptable para un elemento de este nivel de innovación y relativamente poco tiempo en uso.

Artículos Relacionados