El motor de un vehículo cuenta con una enorme cantidad de piezas, cada una con un funcionamiento específico y esencial para el correcto funcionamiento del mismo, una de estas piezas tan importantes es la junta de culata. Este elemento que es instalado entre la culata y el motor de los vehículos es el encargado de garantizar una estanqueidad dentro del mismo, para ello este material debe de ser capaz de deformarse y así poder cerrar herméticamente esta zona del motor, como también deberá ser capaz de soportar altas temperaturas y presiones que son generadas en esta área del motor; por ello existen muchos tipos de junta de culata fabricadas con diferentes tipos de materiales que mejoran tal resistencia y por ende su vida útil.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

¿Para qué sirve?

La junta de culata de un motor es la encargada de sellar completamente ciertas zonas para que no exista ningún tipo de fuga cerrándola herméticamente y evitando que el polvo u otros materiales puedan ingresar dentro del motor llegando a dañarlo, esta garantiza que los líquidos refrigerantes y el aceite del motor del vehículo no se mezclen durante la combustión y así evitar así fallas de lubricación u otros problemas que darían como resultado averías muy costosas. La junta de culata puede ser percibida como un componente sencillo, pero la verdad es que su diseño y fabricación es realmente complejo debido a que tiene que poder soportar altas temperaturas y presiones, además de tener la propiedad de deformarse para cumplir correctamente su función de generar la estanqueidad del motor.

¿Cómo saber si la junta de la culta está mal?

La junta de culata al ser un elemento muy importante para la salud y correcto funcionamiento del motor de nuestro coche, cuando se encuentre en un estado de desgaste causará que el rendimiento del motor no sea el mismo, como también llegará a causar problemas y posibles averías realmente graves si no son atendidas a tiempo. Podemos darnos cuenta de que la junta de la culata está mal por diversos motivos, desde el sobrecalentamiento del motor de manera habitual y rápida, que el vehículo consuma mucho más aceite y agua de lo normal, la pérdida del líquido refrigerante, problemas en el arranque, disminución de potencia, presencia de humo blanco o gris en el tubo de escape.

Que es la junta de culata

¿Cómo cambiar la junta de la culata?

Cambiar la junta de la culata es un trabajo extenso, pesado, arduo y sumamente costoso que debe ser realizado por un especialista. El cambio de este elemento no es una situación del todo habitual debido a que su vida útil es muy extensa, pero que con el paso del tiempo el desgaste va deteriorando hasta llegar al punto en que necesite ser cambiada. Lo recomendable es dejar en manos de un experto el cambio de la junta de la culata ya que implica desarmar el motor y para ello es necesario las herramientas, implementos y el espacio necesario que solo un taller posee, y sobre todo los conocimientos del experto.

¿Por qué se rompe la junta de la culata?

No es habitual que la junta de la carátula se rompa por sí sola, realmente esto sucede por el deterioro que ha recibido tras los años de uso mientras es sometida a altas presiones y temperaturas, por ende, al estar diseñada para soportar este entorno, su ruptura temprana podría deberse a otros elementos del motor que ayuden a que el entorno donde está situada se torne mucho más hostil de lo que por sí ya es, por ejemplo, las muy altas temperaturas pueden ser motivo de la bomba de refrigeración, radiador o termostato que no se encuentran en pleno funcionamiento lo que ayudaría a acelerar este desgaste. También el motivo de una ruptura temprana de la junta de la carátula podría deberse a un mal ajuste que podría causar múltiples averías graves en el motor, por esto es sumamente recomendado que el cambio de la junta lo haga un profesional.

Motivos por los cuáles se quema

A pesar de estar diseñadas para soportar altas temperaturas y presiones que además les brinda una vida útil muy extensa, como toda otra pieza que se encuentre sometida al uso constante, mientras más pasa el tiempo esta sufrirá desgaste y deberá ser reemplazada por una nueva. No es habitual que una junta de culata se queme, puesto a que, como lo mencionamos anteriormente, están diseñadas para soportar temperaturas muy altas, pero sin embargo sucede. Las altas temperaturas pueden terminar quemando la junta de la culata debido a alguna pérdida de agua o refrigerante, como también a un mal ajuste de la culata en el bloque del motor. El mal funcionamiento de la bomba de refrigeración, radiador o termostato, ayuda significativamente a elevar la temperatura a la que la junta de la culata se encuentra sometida, por ende, un mal funcionamiento de estos elementos puede traducirse en una junta de culata quemada.

Qué es la junta de culata

¿Cómo arreglarla?

La junta de la culata puede ser arreglada si los daños que presentan no son tan graves, pero, debido a que llegar hasta ella es un trabajo arduo en el que son necesarias muchas herramientas, profesionales y más de 10 horas de trabajo, lo totalmente recomendable es sustituir la junta de la culata por una nueva, de esta manera evitaremos gastos extra en el futuro, puesto a que un cambio de junta puede llegar a valer hasta 1000 Euros, un precio bastante considerable, pero que es necesario, de lo contrario si circulamos con la junta de la culata dañada dejaremos nuestro vehículo totalmente inservible, algo que estamos seguros nadie quiere para su coche.

Descubre si está dañada con estos pasos

Podemos detectar que la junta de la culata de nuestro motor se encuentra dañada por diversos motivos, ya que es necesario que se encuentre en perfecto estado para evitar múltiples fallas en nuestro coche; uno de los síntomas que nos indica una junta de culata dañada es que nuestro vehículo comience a emitir un denso humo blanco por el tubo de escape, esto indica que el refrigerante del motor está entrando a las cámaras de combustión (situación que debería evitar una junta de culata en perfecto estado), también podremos notar un bajo rendimiento en la potencia del vehículo, unos que otros tirones y dificultad en el arranque del coche; otro de los síntomas lo podemos notar en el motor, ya que tendrá una tendencia a calentarse en exceso, aunque no tiene por qué significar directamente una avería de culata puesto a que también podría ser causa del radiador; pero si llegas al punto de tener que detener tu vehículo para evitar daños catastróficos en el motor, muy probablemente el motivo de estos malestares en nuestro coche sea una junta de la culata en mal estado.

¿Sabías que Total Renting es una empresa de renting que te incluye todos los gastos de reparaciones y mantenimientos dentro de las cuotas mensuales? Si necesitas más información visita nuestro catálogo digital y ponte en contacto con nuestro equipo de expertos, te asesorarán y te facilitarán toda la información que necesites sin ningún tipo de compromiso.

Artículos Relacionados