Los limpiaparabrisas son uno de esos componentes que en muchas ocasiones, si bien especialmente en la época estival, no tenemos muy en mente, y es que hasta que no son precisados, si bien los tenemos delante mientras conducimos, no solemos darle la importancia que se merecen. Eso sí, justo en el primer momento en el cual se les necesita, su importancia cobra toda la plenitud que se merecen.

Y es que los limpiaparabrisas cumplen una función realmente importante y en su ausencia la conducción puede llegar a verse gravemente afectada incluso en días sin lluvia, cuando, a modo de ejemplo, en nuestro parabrisas se acumula gran cantidad de suciedad, nos salta cualquier otro líquido del asfalto, etc., y es que todo lo que implique una reducción del campo de visión del conductor, pasa a ser un aspecto vital a solucionar con urgencia.

Es por ello que en este artículo vamos a hablar de los parabrisas y más concretamente de sus tipologías y es que, otro aspecto que muchos desconocen, no existe un único diseño válido en este elemento, sino que será nuestro modelo quien nos indicará cual es el que precisamos.

Para que sirven los limpiaparabrisas

Lo primero que hay que conocer antes de hablar de los limpiaparabrisas es conocer su función, si bien a diferencia de otros elementos o componentes, en este caso, su nombre es bastante intuitivo. La finalidad primera de los limpiaparabrisas es justamente, limpiar, cuando así lo requiera el conductor, el parabrisas del vehículo. Actualmente existen multitud de modelos que cuentan con sistemas automáticos que se encargan de encender a los limpiaparabrisas cuando se detecta que la visibilidad puede estar viéndose afectada, sobretodo con la llegada de las lluvias al parabrisas.

Ancho

El ancho del limpiaparabrisas nos permitirá saber cual será el espacio que se limpiará en una sola pasada. Este valor dependerá de cada vehículo y es por ello que deberemos conocerlo antes de cambiar los limpiaparabrisas o en caso contrario podemos llegar a dejar puntos sin limpiar por mucho que el componente llegase a poder instalarse en nuestro coche.

Tipos de enganche de limpiaparabrisas

Cierre lateral

El cierre lateral es una variable de los limpiaparabrisas pues existen más de una tipología, al igual que en el caso anterior, será nuestro vehículo quien nos marque la elección a tomar, si bien a diferencia del ancho, aquí sí que será necesario elegir sí o sí el pertinente, pues en caso contrario no podremos instalar el nuevo limpiaparabrisas.

Cierre superior

Bastante similar al cierre lateral, encontramos el cierre superior. Nuevamente deberemos asegurarnos de elegir las mismas tipologías que en el actual modelo, es por ello que suele ser recomendable, ante la duda, llevar el actual limpiaparabrisas al establecimiento antes de adquirir el nuevo si no tenemos claro cual hemos de seleccionar.

Bayoneta

Componente del limpiaparabrisas, comúnmente indicada su dimensión por longitud en pulgadas, y que deberemos elegir según nuestras necesidades, pues nuevamente, existen diferentes tipos de bayoneta en el mercado y cada una tiene una serie de características que la hacen compatible o no con el resto de variables antes vistas.

Pestaña

Las pestañas son unos pequeños elementos situados en el limpiaparabrisas que suelen emplearse para extraer dichos limpiaparabrisas para su substitución. Para ello únicamente debemos estirar de dichas pestañas y de igual modo presionarla a la hora de introducir la nueva para facilitar su colocación. Este tipo de pestañas también podrá ser de diferente forma y medida.

Tipos de limpiaparabrisas

Y con todo lo anteriormente indicado y como hemos ido comentado brevemente, existen en el mercado multitud de limpiaparabrisas, tanto en cuanto a marcas se refiere como en cuanto a dimensiones o tipos de componentes se refiere. A continuación, vamos a ver los tres tipos de limpiaparabrisas más comunes con el fin de familiarizarnos con ellos y poder conocer de un modo más rápido y sencillo cual es el que monta nuestro coche o el de nuestro familiares y allegados.

Limpiaparabrisas convencionales

En primer lugar, encontramos a un modelo el cual por su nombre no da especiales pistas, más allá de parecer ser bastante común, nos referimos a limpiaparabrisas convencional. Este tipo era, hasta hace unos años, el tipo el cual encontrábamos en la gran mayoría de vehículos que salían de fábrica. Se pueden distinguir por un diseño arqueado donde, de media, se crean hasta 8 puntos de presión.

Sin duda han sido uno de los más conocidos y por ello los que más probablemente encontremos en modelos con ciertos años de antigüedad, si bien, como veremos a continuación, el paso del tiempo ha dado lugar a nuevas innovaciones que ha ido haciendo que su uso deje de ser tan extendido sobretodo en los nuevos modelos.

Limpiaparabrisas planos

El limpiaparabrisas plano es uno de esos modelos que ha cogido el relevo de los limpiaparabrisas convencionales. Con un diseño pensado para reducir molestias como las generadas por el corte del aire del viento, también es capaz de ampliar su radio de presión a no sólo 8 puntos como era el caso de los convencionales, sino a la práctica totalidad de la superficie de su goma.

Limpiaparabrisas híbridos

Los híbridos y como ese nombre ya nos suele venir indicando, cuenta con las mejores ventajas de las dos versiones anteriores, por un lado, el diseño del limpiaparabrisas plano y su reducción del ruido durante la circulación y por otro, los buenos resultados en cuanto a limpieza que tantos años lleva dando los limpiaparabrisas convencionales.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a conocer más y mejor a este pequeño gran componente de vuestro vehículo y que a su vez ayude a recordar su importancia lo cual se traduce también en un correcto mantenimiento y su substitución cada vez que sea necesario, pues el paso del tiempo es algo que suele perjudicar bastante su estado y capacidad de limpiar de un modo correcto.

En Total Renting podrás encontrar toda la oferta de coches de renting. ¡Pide más información a nuestros expertos!

Artículos Relacionados