En este artículo vamos a hablar sobre un aspecto de nuestro vehículo que algunos aún desconocen y eso es debido a que no se trata de un elemento o componente que sea necesario activar con excesiva recurrencia, si bien cuando realmente se precisa de su uso es cuando cobra toda la importancia que en este tiempo se le ha dado, nos referimos a la recirculación del aire acondicionado, un sistema que podemos encontrar en la práctica totalidad de vehículos del parque móvil y que nos permite indicar cual ha de ser el origen del aire que se encuentra en el interior de nuestro habitáculo.

Si te interesa saber más sobre el sistema de recirculación, así como los momentos idóneos para utilizarlo así como aquellos en los cuales es mejor no hacerlo, te animamos a seguir leyendo este artículo ¡Empecemos!

¿Qué hace el botón de recirculación de aire?

Como avanzábamos en el punto anterior, el botón o sistema de recirculación del aire nos permite, desde nuestra posición al conducir, indicar desde donde deseamos que el vehículo coja el aire, el mismo que luego se introduce en el habitáculo por los conductos del aire acondicionado. ¿Y de que opciones disponemos? De dos opciones, las siguientes:

  • Coger el aire desde el exterior: esta es la opción más recurrente y la que solemos llevar todos preconfigurada al adquirir o alquilar un coche. Por defecto el aire que nuestro sistema de aire acondicionado expulsa provienen del exterior del vehículo. A lo largo del artículo iremos viendo cuando esta opción es interesante, ya os avanzamos que en gran parte de los contextos habituales, y cuando es mejor optar por la otra opción que a continuación detallamos.
  • Coger el aire del interior del habitáculo: y como ya podréis intuir, si estamos expulsando aire por el sistema del aire acondicionado que se alimenta a su vez del aire del interior del habitáculo, estaremos creando un circuito cerrado donde el aire no llega a entrar del exterior en ningún momento (más allá de que abramos en algún momento puertas o ventanas)

¿Cuándo hay que usar el botón de recirculación de aire?

Y por tanto, si disponemos de dos opciones y además estas se encuentran en todos los vehículos habría que conocer bien en que momento emplear cada una de ellas, y es que realmente si no fuese necesario en ocasiones hacer un cambio de origen de aire este sistema no sería tan importante ni estaría tan presente como lo está en la actualidad.

La respuesta rápida y que más nos va a permitir encontrar su utilidad sería: en verano. En la época estival principalmente en lugares donde el calor es especialmente intensa, contar con este sistema nos va a permitir entre otras cosas, conseguir una mayor confort interior a la vez que reducimos el consumo de combustible ¿y cómo es eso posible? Pues sencillo, cuando estamos activando la recirculación del aire y le indicamos que deseamos que el aire deje de venir del exterior (donde las temperaturas son especialmente altas) y recirculamos con el interior estaremos ofreciendo a nuestro sistema de aire acondicionado una menor carga de trabajo para poder enfriar ese aire, pues con el paso del tiempo cada vez estará más frío. Esta aminoración del trabajo que supone enfriar el aire para llevarlo a la temperatura adecuada hará que nuestro consumo también se vea repercutido de forma positiva.

Existen personas que también emplean este sistema cuando pasan por una zona donde por un motivo u otro el aire tiene cierto olor negativo. Puede ser causado por fábricas, incendios, etc., pero la cuestión es que el interior del habitáculo se llena de un olor el cual no deseamos. Cerrar el circuito antes de que ello suceda nos permitirá que no entre ese olor del exterior y que el aire que respiremos sea siempre libre de los mismos.

Para qué sirve y cómo funciona

Por tanto y según hemos ido viendo a lo largo del artículo, este sistema funciona como un intermedio entre el sistema de aire acondicionado y los conductos que aportan aire a este sistema pudiendo cerrar o abrir uno u otro según las necesidades del conductor.

boton-circulacion-aire-acondicionado

El funcionamiento por tanto es bastante simple y se basa en absorber aire del exterior, concretamente y comúnmente, por la parte baja de la luna delantera o por lo contrario emplear el aire del interior del coche para alimentar de este modo el sistema de aire acondicionado.

Cuándo no debes usar el botón de recirculación del aire

De igual modo que hemos indicado anteriormente que utilizar el sistema de recirculación del aire en verano era una buena idea, existen otros momentos donde no lo es tanto como sería el caso del invierno. Si empleamos este sistema en épocas de especial frío y humedad, conseguiremos que dicha humedad se mantenga en nuestro habitáculo y en resumidas cuentas nos provoque problemas para la correcta visión en la conducción por empañar los vidrios.

Por tanto es importante conocer la existencia de este sistema pues si en alguna ocasión alguien lo manipula sin que nos percatemos, estas situaciones pueden solucionarse simplemente modificando el origen del aire.

No deberíamos usar la recirculación del aire más de 10 minutos

De todos modos y aunque hablemos del verano, la recirculación del aire no es algo que pueda llevarse conectado durante 3 meses al año, y es que respirar siempre un mismo aire puede provocar reducción de la cantidad de oxigeno y en el peor caso un aumento de la somnolencia al volante que como podemos imaginar, puede derivar en accidentes si llegamos a dormirnos mientras conducimos.

 

¿Conoces toda la oferta de coches de renting de Total Renting? No dudes en visitar totalrenting.es para conocer toda la gama de vehículos de renting disponibles. ¡Conoce todas las ventajas!

Artículos Relacionados