Las motocicletas son sin duda uno de los vehículos que más diversión pueden aportar a un conductor, y es que la libertad que transmiten al conducirlas, su agilidad, etc., las hacen auténticos divertimentos sobre ruedas. A su vez y sin obviar lo anterior, son vehículos que se exponen a un gran número de peligros y es que la sensación de libertad también va acompañada de una vulnerabilidad importante vs otros vehículos como los coches alrededor de los cuales circulamos.

Es por todo lo anteriormente descrito, que en este artículo vamos a mostrar algunos consejos sobre como circular con nuestra moto de una forma segura sin prescindir de la diversión intrínseca de la cual hablábamos.

Consejos de conducción deportiva en moto

Según la tipología de motocicleta de la cual dispongamos, esta tendrá una predisposición a un tipo de conducción u otra. Las scooters son vehículos diseñados principalmente para un uso urbano, motos de la tipología custom suelen emplearse en trayectos por carretera así como enduro se limita a caminos fuera pista. En este artículo vamos a centrarnos en aquellas motos que cuentan con una predisposición a la conducción deportiva condicionando ello a los consejos que daremos, que si bien parte de ellos podrán emplearse en cualquier modelo de motocicleta otros estarán más enfocados a este tipo de modelos.

Equipado de pies a cabeza

Lo primero y más importante para el uso de este tipo de motocicletas es ir correctamente equipado, y es que este equipamiento será, en caso de accidente el único intermediario entre nosotros y el asfalto o vs otro vehículo. Por tanto, el uso de monos que nos protejan el cuerpo, guantes que nos ayuden a tener cubiertas nuestras manos y especialmente protejan los nudillos en caso de accidente, rodilleras, botas, casco, etc., han de ser imprescindibles de nuestros viajes en moto.

Visión completa

Al igual que sucede en el coche, nuestra visión es el sentido clave en la conducción. Por ello y aunque intervengan otros sentidos igualmente relevantes, disponer de un campo de visión lo bastante amplio y claro como para evitar sustos o accidentes por no haber podido gestionar una situación que de haber previsto gracias a ver la situación que nos rodea podría haberse evitado. Disponer de un casco con una visera en buen estado o a falta de ella emplear algún elemento como gafas que nos permita cubrirnos de deslumbramientos del sol, posibles molestias de insectos o de cualquier otro efecto externo que pueda hacernos perder la atención por poco tiempo que sea de la carretera, será vital para una conducción segura.

coomo-conducir-moto

Postura aerodinámica

En una conducción deportiva implica altas velocidades en un vehículo que cuenta con un diseño aerodinámico, pero nuestro cuerpo no tiene esa misma capacidad de aerodinámica por ello la postura que empleemos cuando deseemos circular a altas velocidades y de un modo deportivo ha de ir en favor de este tipo de diseños. Ir en posición donde el pecho se sitúe sobre el depósito, con la cabeza baja pero siempre manteniendo el campo de visión, nos ayudará a mejorar esa aerodinámica al circular.

Conducción diferente por ciudad

Hemos de ser conscientes que en ciudad una conducción deportiva no es una opción. En este contexto deberemos circular a velocidades muy inferiores por tanto la posición aerodinámica no será necesaria, el riesgo de colisionar con otros vehículos se incrementa, la atención a todo lo que sucede alrededor como peatones, semáforos, coches en el carril de nuestro lado, frenadas, etc., nos obligan a mantener nuestros sentidos al 100% y ello no es compatible con la velocidad.

Prudencia en las curvas

Las curvas pueden ser momentos críticos de un trayecto y por ello deberemos actuar con prudencia al pasar por las mismas. En este sentido, una reducción de la velocidad, actuar con antelación, no acometer adelantamientos o evitar pisar las líneas de separación del carril cuando la calzada se encuentre húmeda o mojada, deberán ser consejos a recordar siempre que vayamos en motocicleta.

Frenar con cuidado

Las frenadas también son momentos a tener en cuenta y para evitar problemas lo más recomendable es realizar las frenadas con antelación y sin frenadas abruptas, así como siempre intentar emplear únicamente el freno trasero. Una mala medición en el uso del freno delantero puede ocasionar caídas y  más si a ello le sumamos su uso en curva.

Tener una actitud defensiva

Tener una actitud defensiva sobre la moto puede ayudarnos a prever situaciones peligrosas que con una actitud más pasiva no nos permita reaccionar con la antelación necesaria.

Cuidado con los ángulos muertos

Los ángulos muertos son peligrosos en cualquier vehículo, si bien en el caso de las motos aún es más relevante si cabe pues el accidente al cual podemos afrontarnos será mucho más directo al poder sufrir una colisión de otro vehículo directamente contra nuestro cuerpo. Para evitar estas situaciones será recomendable regular correctamente los retrovisores, así como esperar unos segundos antes de realizar cambios de carril para confirmar que efectivamente no venga nadie que aún no vemos.

Aprende a frenar bien

Como ya hemos avanzado, la frenada es una acción clave y por ello debemos actuar con precaución pero sin ser dubitativos en nuestras frenadas.

Aprovecha bien los carriles

Los carriles en el caso de las motocicletas nos permiten actuar con cierto margen en cuanto a su ancho se refiere, esa ventaja la hemos de aprovechar para acometer las curvas con el mejor ángulo, desplazarnos si existen peligro por acumulación de agua, objetos en la calzada, etc.

Curso de conducción en moto

Siempre podemos realizar cursos de conducción en moto más allá de nuestra salida de la autoescuela, y es que existen multitud de cursos de perfeccionamiento o de tipos de conducción, como en este caso, la conducción deportiva.

Artículos Relacionados