Cuando decidimos adquirir un coche necesitamos considerar varios aspectos con los que el mismo debe contar para circular con completa confianza y legalidad. Uno de estos aspectos sería el seguro, el cual se trata de una póliza que se contrata con una compañía aseguradora que cubre distintos gastos por daños que sufra la unidad en caso de verse afectada en un siniestro. El seguro de un coche puede tener dos modalidades: con o sin franquicia. Dependiendo tu caso puedes optar por una o por otra. En el caso de que te estés preguntando de qué se trata un seguro a todo riesgo sin franquicia, cómo funciona y qué condiciones establece, el siguiente artículo es perfecto para ti, pues depositamos toda la información en referencia a este importante tema.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

¿Qué es el seguro a todo riesgo sin franquicia?

Lo primero que hay que tomar en cuenta y tenerlo bien claro es qué es un seguro. Un seguro consta de una póliza que cuenta como ayuda en el caso de cubrir daños que se ocasionen al coche; las coberturas que extiende un seguro a todo riesgo son las siguientes: responsabilidad civil ampliada, daos propios del vehículo, seguro para el conductor, robo del vehículo, eventos excepcionales como terrorismo, catástrofes naturales, etc., incendio del coche, defensa en infracciones de tránsito, etc. Una vez entendiendo esto, podemos decir que un seguro a todo riesgo será aquel que disponga de una completa cobertura sin preocupaciones; esta modalidad incluye todas las ventajas descritas. El seguro a todo riesgo sin franquicia es el más completo.

Seguro a todo riesgo sin franquicia: ¿Qué es y cómo funciona?

¿Qué significa el seguro a todo riesgo sin franquicia?

Para comprender lo que realmente significa el seguro a todo riesgo sin franquicia hay que entender como punto uno qué es la franquicia. En este sentido, la franquicia se trata de un importe que el asegurado se encarga de pagar de su parte en el caso de que existan daños a su vehículo por algún incidente o accidente; el monto de la franquicia se establecerá desde el primer momento en el contrato y será un acuerdo entre la compañía aseguradora y el asegurado. Esta franquicia establece que en el caso de que el gasto de los daños por el siniestro sea inferior a la cifra fijada la aseguradora no se hará cargo de ello sino el mismo asegurado, sólo cuando los daños sean mayores a la cifra fijada la aseguradora intervendrá y pagará la diferencia. Todo esto nos lleva a concluir que un seguro a todo riesgo sin franquicia será aquel en el que no figure este importe que se mencionó, sino que solo exista el compromiso de la prima de la póliza y la aseguradora se haga cargo de todo.

¿Cómo funciona el seguro a todo riesgo sin franquicia?

Como ya vimos, la franquicia es un porcentaje que el conductor o asegurado ya está comprometido a cancelar en caso de que ocurra un siniestro que le ocasione daños al vehículo. Entonces, en contraparte, el seguro a todo riesgo sin franquicia será aquel en el que no se pacte este importe, sino que se disponga en su totalidad la cobertura del seguro, con toda la amplia variedad de servicios y asistencias, siendo responsabilidad absoluta de la empresa aseguradora, bien sea para cubrir daños leves, ocasionados por el conductor, consecuencias de un siniestro total, entre muchas otras alternativas, que asimismo incorpora las prestaciones de seguros más sencillos. Cuando hablamos de un seguro a todo riesgo sin franquicia existe la posibilidad de un desembolso completo e integral de los pagos de los gastos de los daños por parte de la compañía aseguradora; las condiciones variarán dependiendo de lo estipulado en el contrato, pero a grandes rasgos, esta es la alternativa que garantiza que la aseguradora se haga cargo totalmente de los daños al vehículo que se produzcan en un siniestro.

Condiciones del seguro a todo riesgo sin franquicia

Como ha quedado evidenciado, el seguro a todo riesgo sin franquicia es aquel que representa la alternativa más completa y flexible del mercado. Para que éste finalmente pueda ser comprendido en su amplitud hay que considerar sus condiciones, las cuales se dividen en dos esenciales las cuales a su vez son las características que lo identifican. De esta manera tenemos que un seguro a todo riesgo sin franquicia será aquel que sea primero a todo riesgo y segundo que cumpla como seguro a terceros, tal y como te mostramos a continuación.

A todo riesgo

A todo riesgo significa que en los casos de siniestros que se produzcan daños, el seguro brinda una amplia cobertura. Así, principalmente los casos de riesgo en los que el seguro proporciona la cobertura será en aquellos donde se produzcan daños propios, es decir, todos los daños de la unidad sin importar que el asegurado sea el culpable; seguro del conductor, esto es la disposición de una parte del seguro para cubrir la asistencia sanitaria del asegurado en caso de que la requiera; así como también será la cobertura para la responsabilidad civil ampliada, rotura de lunas, robos, incendios, defensa jurídica y reclamación de daños, asistencia en viaje, esto es lo que concierne a una grúa; asesoramiento jurídico para las multas, cobertura por retirada del carnet o permiso de conducir, etc.

Seguro a terceros

La modalidad de seguro a terceros establece que el seguro se hace cargo de los daños ocasionados a terceros, pero no de los propios. En el caso del seguro a todo riesgo sin franquicia se cumple que el seguro brinda cobertura tanto a los daños de terceros como de los propios, es decir, que si se producen daños de un siniestro donde el asegurada es el culpable, sin importar esto, la compañía aseguradora se encargará de cubrir los gastos de los daños del otro vehículo como del asegurado.

Seguro a todo riesgo sin franquicia: ¿Qué es y cómo funciona?

Opiniones del seguro a todo riesgo sin franquicia

Cuando tenemos un coche y procedemos a contratar un seguro debemos fijarnos en si es con o sin franquicia, lo que dependerá esencialmente de ti. Muchos son los usuarios que se inclinan por un seguro a todo riesgo sin franquicia ya que brinda una amplia cobertura y con la más alta flexibilidad para ajustarse a hacerse cargo de todos los gastos que comprenden los daños que se produzcan en un siniestro. Si te decides por un seguro a todo riesgo sin franquicia podrás gozar de una amplia cobertura sin ningún tipo de preocupaciones.


Artículos Relacionados