Los animales son compañeros de vida y por ello es común que en más de uno de nuestros trayectos sean en el día a día o de forma más ociosa en fin de semana. Llevar a nuestros animales con nosotros en el coche, y en esta ocasión en concreto nos centraremos en los perros, es sin duda una gran responsabilidad pues pueden intervenir gran variedad de aspectos externos que provoquen o deriven en una pérdida de atención del conductor vs la carretera y sucedan incidentes o accidentes de todo tipo.

Es por lo anteriormente indicado que en este artículo vamos a hablar sobre cuales son las alternativas de las cuales disponemos a la hora de viajar con nuestros perro en coche, cuales de estas son las más seguras, que dice la legislación actual sobre ello, etc. Si tu también tienes perro y sueles realizar trayectos con él o ella en el coche, no dejes de leer este artículo pues vamos a tocar temas realmente interesantes. ¡Vamos allá!

¿Cuál es la forma más segura de transportar a tu mascota?

Empezamos con una pregunta concreta que muchos de quienes están habituados a conducir con su perro en el interior del vehículo se pueden realizar, ¿cuál es la forma más segura de transportar a nuestro perro? Para dar respuesta vamos a ver las diferentes opciones de las cuales disponemos actualmente en el mercado y así poder dar una respuesta completa.

Sistemas de retención para perros y mascotas

Como decíamos, existen alternativas a la hora de buscar formas de sujeción para nuestro perro veamos brevemente las más relevantes:

Arnés de un solo enganche

El arnés de un solo enganche es aquel que sujeta de forma completa a nuestro perro y queda sujeto al coche a través de un enganche que comúnmente va en el anclaje destinado al cinturón de seguridad. Este tipo de arnés permite seguridad para el animal, si bien hemos de ser conscientes de la longitud máxima de tira o cuerda que podremos permitirnos según las dimensiones del vehículo, y es que si bien podemos buscar una opción con suficiente longitud para que el animal pueda desplazarse de forma lateral por, por ejemplo, los asientos traseros, esa misma distancia podría emplearse para moverse hacia delante a la zona de freno de mano y cambio de marcha con el peligro que ello implicaría.

Arnés de dos enganches

Una opción mejorada vs la anterior sería la del arnés de dos enganches el cual permite una mayor seguridad y mejor sujeción para el animal. El arnés de dos enganches resulta cómodo para el animal a la vez que dada la confianza que aporta podremos emplear los asientos traseros para que el animal realice el trayecto sin optar por opciones menos próximas con el animal.

Transportín + cinturón de seguridad

Existe otro elemento clave en la seguridad cuando hablamos de trayectos con animales que sería el uso de transportín. Si empleamos un transportín junto a un cinturón de seguridad, estaremos dando al animal un pequeño espacio en el cual moverse con total seguridad y sobretodo impidiendo que pueda acercarse a la parte del conductor provocando algún tipo de accidente. El cinturón de seguridad aportará esa fijación al transportín que de otro modo podría llegar a volcarse en determinadas maniobras.

viajar-perro-coche

Transportín en el suelo del vehículo

El transportín también puede ser llevado sin necesidad de emplear un cinturón de seguridad ya sea porque no queremos estar pendiente de posibles incidentes en este sentido o porque precisamos de los mismos pues vamos con más pasajeros en el interior que requieren de dicho cinturón. En estos casos y según las dimensiones del animal y del transportín, podremos llevarlo en el suelo. Llevar el transportín en el suelo permite una sujeción gracias al asiento delantero y trasero que presionan dicho transportín.

Transportín en el maletero

Por último, encontramos la opción de emplear el maletero como espacio para que el animal realice los trayectos. Con el uso, nuevamente, de un transportín estaremos tranquilos al saber que nuestro animal no accederá en ningún caso a nuestra parte delantera a la vez que podemos viajar con más personas pues el espacio interior trasero está totalmente liberado, algo que en las anteriores opciones no era así.

¿Qué dice la Ley sobre llevar al perro en el coche?

La legislación permite llevar animales mientras circulamos si bien con ciertas medidas de seguridad. Uno de los elementos más remarcados en este sentido es que en ningún caso se pueda, por parte del animal, tener acceso a la parte del conductor o pueda llegar a interferir en la conducción, donde podríamos hablar tanto de pérdidas de atención como interferencias físicas con cambios de marcha, pedales, volante, etc.

Consejos de seguridad para llevar a tus perros en el coche de viaje y en cualquier trayecto

Al margen de todo lo que hemos ido viendo a lo largo del artículo, únicamente falta destacar nuestro propio sentido común y es que hemos de aplicar las medidas de seguridad que la legislación nos indica y a ello siempre habrá que añadirle todo aquello que consideremos que puede llegar a faltar para conseguir un trayecto seguro para nosotros, nuestros ocupantes y por su puesto la propia mascota.

Los riesgos de llevar al perro en el coche

Principalmente cuando viajamos con perros en el coche lo más peligroso es la potencial imprevisión de situaciones. Un perro no deja de ser un animal que se mueve por instintos y en ocasiones bajo contextos concretos pueden reaccionar de un modo no previsible. Un pitido, una frenada brusca, etc., pueden ser detonantes que hagan que nuestro animal se mueva hacia lugares donde no debiera y ello nos haga perder la atención de la carretera lo cual puede ser sinónimo de accidente.

Artículos Relacionados