En la actualidad, la transición hacia la movilidad eléctrica y la sostenibilidad es uno de los principales ejes de la industria del motor. Esto se debe a que se ha fijado la fecha de 2050 para acabar con ciertas emisiones contaminantes, por lo que las marcas tienen que avanzar bastante para implantar los vehículos eléctricos y los híbridos. A día de hoy, esta introducción se está haciendo algo complicada por la crisis actual por la que está pasando el mundo y, también en concreto, la industria automotriz.

La escasez de componentes está haciendo más difícil la creación de vehículos eléctricos y su elevado precio no ayuda a su compra. Sin embargo, lo que te vamos a explicar hoy es porque algunos coches híbridos con mayores emisiones contaminantes que otros de gasolina poseen la etiqueta ECO de la DGT. Y es que esto es algo que muchos conductores se preguntan. Si quieres saber por qué es así, sólo tienes que seguir leyendo este artículo.

¿Qué ocurre con los híbridos que contaminan más que algunos coches de gasolina?

En el caso de España, se encuentra la situación de los microhíbridos, los cuales son clasificados como híbridos en el etiquetado de la DGT. Con ello, hacen que tengan etiqueta ECO, por lo que disponen de ciertas ventajas. Algunas de ellas son el poder circular libremente por zonas de bajas emisiones, descuentos en el impuesto de circulación o bonificaciones en zonas de aparcamiento regulado. En una situación similar, nos encontramos a los coches mild-hybrid. A esto, la Unión Europea les exige una media de emisiones en de CO₂ de 95 g/km en toda su gama. Entonces, los fabricantes están aportando en tecnologías alternativas para lograr soluciones y llegar a esa cifra.

Volviendo a los microhíbridos, estos suponen una opción que no cuenta con grandes costes para las marcas ni tampoco para el consumidor. Así que se convierte en una solución bastante atractiva en este sentido. En este sentido, los sistemas microhíbridos de 48 V mezclan un propulsor de combustión interna con un pequeño motor de arranque-generador o MGU (Motor Generator Unit) sobredimensionado, el cual suele funcionar entre 9 y 12 kW. También se debe señalar su batería de baja capacidad (1 kWh), la cual es capaz de almacenar la energía recuperada, así como la proporcionada por dicho propulsor.

¿Cuál es la “trampa” de estos híbridos en comparación con otros de gasolina?

Con estos mecanismos nombrados anteriormente, se ayuda a arrancar el vehículo y a alimentar sus sistemas eléctricos, además de aportar potencia y par al motor térmico apoyándolo en momentos puntuales. Y es ahí donde se encuentra la “trampa” de los mild-hybrid porque la normativa de la Unión Europea afirma que un coche híbrido es aquel que usa, para su propulsión mecánica, energía de dos sistemas instalados en el propio coche. Es decir, de un carburante y de un dispositivo de almacenamiento de energía eléctrica.

híbridos, eco, gasolina

Esto quiere decir que Europa considera entonces a estos coches como híbridos y, como los distintivos de la DGT se establecen en base a lo que diga la UE, existen coches de alta cilindrada tipificados como ECO. Algo que sorprende mucho viendo que su gasto de combustible y sus emisiones de CO2 son mayores a los de otros coches (de gasolina, por ejemplo) clasificados como C o B.

¿Cómo funcionan los vehículos híbridos?

En lo que se refiere a los vehículos híbridos, podemos decir que estos se abastecen del uso de combustibles y también de baterías. Y eso sí, también funcionan gracias a la batería eléctrica que tienen incorporada. Si esta se agota, el vehículo disminuye su rendimiento hasta entrar en reserva de combustible. Esta hace funcionar al motor convencional gracias al combustible. Muchos tienen la noción errónea de que los vehículos eléctricos son iguales que los híbridos, pero esto no es así.

En lo que sí se parecen es en las bajas emisiones de gases contaminantes, en esto ambos tipos de coches cuidan el medio ambiente. Fue, a partir de los eléctricos, cuando los híbridos comenzaron a salir, combinando así motores eléctricos o combinados con propulsores de combustible. Estos, concretamente, consiguen que la emanación de dióxido de carbono se reduzca, al igual que ocurre con el consumo de combustible en comparación con los vehículos convencionales.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

¿Qué ocurre con los coches con etiquetas A, B y C debido a lo impuesto por la DGT y el Gobierno?

El Gobierno de España y la DGT han impuesto unas medidas que hacen que, a partir de 2023, los coches con etiquetas A, B y C tengan el acceso restringido en ciertas ciudades. Por lo que, esta ley obliga a que estos municipios con mayor cantidad de población habiliten Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). En concreto, son más de 11 millones y medio de coches los que circulan por las urbes españolas donde se impone una ZBE en 2023. Y más específicamente, casi 4 millones de coches no podrán circular por dichas partes al no tener la etiqueta adecuada.

Esto significa que el 32% de los coches de estas ciudades no podrán circular por las ZBE. Lo que supone un gran cambio para la movilidad de las ciudades. Los coches que no podrán entrar en estas zonas son los que tienen más de 20 años de antigüedad o los que no cumplen los requisitos de la DGT para tener su distintivo medioambiental. Esto también supondrá una toma de decisión por parte de los conductores para ver cómo actúan ante esta medida.


Artículos Relacionados