La contaminación en el mundo es bien conocida por ser una de las causas más importantes del deterioro ambiental, pero no solo se basa en esto, la contaminación sónica es otro factor influyente en la sociedad, representando un gran problema para distintas ciudades, y es capaz de alterar en niveles inimaginables las condiciones de todos los espacios, causando inconvenientes para todos los habitantes de cualquier comunidad, por esta razón, en Francia se ha iniciado la implantación de radares para controlar los límites de sonido, de esta manera se puede tener un control estimado de este tema tan delicado en el mundo entero, ya que la diferencia que existe en cuanto a los ruidos naturales y los de una aglomeración de vehículos como coches de gama alta y motos, molestan enormemente a muchas personas, causando un considera impacto negativo en la sociedad. El objetivo de estos nuevos radares es limitar a los vehículos con sound Cars altos como también a las motos trucadas con motorizaciones extremadamente ruidosas que afecten en gran medida la tranquilidad de cualquier persona.

Respetar las leyes de tránsito es tarea de todos

Es ideal respetar las leyes de tránsito en todo momento para preservar la paz y una perfecta sintonía de movilización en todo momento, estas marcan una organización que es sumamente necesaria para mantener el orden, y por medio de estás, cada usuario de la vía puede conocer lo que está bien y lo que no lo está. Una de las formas para que los ciudadanos respeten las leyes de tránsito, tanto conductores como también los peatones es a través de las sanciones o multas ya que mediante estas se puede llevar a cabo un mayor orden global para que así siempre esté como prioridad el cumplimiento de las distintas leyes de tránsito establecidas por los organismos pertinentes del estado, pero también debemos tener en cuenta que respetar las leyes de tránsito no es nada más para evitar multas si no que son también para poder evitar accidentes y situaciones caóticas, por ello es de suma importancia aprender sobre este tema y que todos los usuarios lo tengan en cuenta.

En Francia se han implantado radares para controlar los límites de ruido

Francia y sus multas por infracciones de tránsito

Es usual que cada país tenga leyes de tránsito distintas que se ajusten a las necesidades y prevención de cada ciudadano, en Francia no es diferente, ya que en este se aplican algunas leyes específicas, la cuales sus infracciones se multan con montos variados, algunos relativamente bajos, y otros de acuerdo a la gravedad de la situación con sumas muy altas, como por ejemplo, algunas leyes importantes que se deben cumplir a cabalidad es el uso obligatorio del cinturón de seguridad, infringir esta regla puede causar una multa de unos 135€ aproximadamente, así como también el exceso de velocidad, esta es una medida que se toma en cuenta de forma delicada, de acuerdo a los límites de cada una de las vías a transitar, incurrir en dichos parámetros podría arraigar multas de entre 68 €, 135 € y las sumas más altas podrían llegar hasta unos 1.500 €, por lo que representa un gasto sumamente significativo el no cumplir con las normativas de tránsito requeridos en Francia; el no pagar estas infracciones llevará a confiscar el vehículo de forma inmediata, de este modo se mantendrá bajo custodia hasta que se cancele la suma económica correspondiente, si es cancelada al momento se puede ameritar un descuento por pronto pago, aunque no es lo ideal, por esta razón, respetar las normativas legales de tránsito es crucial para poder desplazarse con total tranquilidad, preservar la vida de los conductores y de los peatones, logrando una estabilidad vial ideal para todos y todas.

Ahora puedes ser multado si tu moto o coche es muy ruidoso

Una de las multas estipuladas en Francia con las cuales puedes verte afectado de forma directa, es el contar con un vehículo o moto que sean excesivamente ruidoso y que incumpla el límite establecido, por lo que, el superar los 90 DB (decibelios), puede acarrear multas delicadas para ti, las cuales pueden llegar a ser desde 135€ en adelante. Si te estás preguntando ¿Cómo saben si mi coche hace mucho ruido? Para esto se utilizan herramientas específicas que facilitan la detección de los mismos, así como lo es, el uso de los sonómetros, este es un instrumento portátil que está diseñado para medir los niveles sonoros de distintos objetivos, respondiendo de esta manera automáticamente al sonido relativamente alto, tal como lo hace el oído humano, de esta manera, en Francia gracias a estos instrumentos y algunos otros, se pueden detectar los ruidos excesivos que pueden generar algunos vehículos, y de esta manera poder sancionarlos de manera rápida y efectiva.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

No más motos trucadas ni rugidos de coches potentes

Con la implementación de los distintos radares sonoros a lo largo del territorio francés, se busca mejorar la calidad sonora de las ciudades, ya que anteriormente eran muchas las personas que con sus coches hacían retumbar las calles gracias a sus motores tan potentes y ruidosos, las motos tampoco se quedan atrás ya que estas son otro medio de transporte que suele ser trucado para obtener más potencia, y además, con leves modificaciones en el sistema de escape es posible lograr que al acelerar el sonido que genere el motor sea exponencial, por ello, con estos radares sonoros será posible multar a aquellos ciudadanos que no acaten las leyes de tránsito y contribuyan a la contaminación sonora en las distintas ciudades de Francia.

Las multas por ruido de vehículos, motos trucadas y ruidos de motores excesivamente potentes, según lo establecido en el código vial francés pueden llegar a ser de al menos 135€, y esta suma puede aumentar de forma considerable de acuerdo a la gravedad de la situación y lo que conlleva la misma. Dichas medidas no solo fueron tomadas y llevadas a cabo en la capital francesa, otras localidades del país se sumaron a esto, así como son Nantes, Niza, Rueil-Malmaison y Toulouse, todo esto como parte de la iniciativa que se tiene estimada en este y más países para el año 2026, con la meta de reducir los niveles de contaminación de una forma radical, por lo pronto, las más afectadas serían las ya mencionadas motos trucadas y los vehículos con motores sumamente potentes.