En los próximos años, la implantación de la nueva movilidad eléctrica y sostenible cada vez se va a hacer más patente en nuestro país y en la Unión Europea. La medida Euro 7 ha impuesto a todos países miembros de la UE que dejen de fabricar coches de diésel y gasolina a partir del año 2035, lo que ha adelantado en 5 años la previsión que se había hecho antes. Esto ha supuesto un cambio de paradigma en el panorama automovilístico, el cual se ha visto más presionado a la hora de realizar esta transición hacia la nueva movilidad. Lo cierto es que muchos fabricantes ya estaban adoptando medidas en este sentido, pero otros tantos aún se estaban resistiendo a este cambio de paradigma. Por lo que, esta nueva fecha va a hacer que se vean aún más comprometidos.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

Este cambio hace que sólo queden 13 años para que se prohíba la venta de coches de gasolina y diésel. Como decimos, esto va a suponer un gran esfuerzo para la mayoría de marcas debido a que tendrán que aligerar sus plazos y empezar a innovar dentro de la industria con los nuevos modelos eléctricos. Pese a que supone una mayor aceleración del proceso, es realmente posible para los fabricantes de coches. Dentro de poco más que una década, no se podrán vender más coches de este tipo, lo que no conllevará su salida inmediata de las carreteras. Es decir, los coches con motor de combustión interna podrán circular aproximadamente hasta el año 2050 ya que esta será la fecha en que dejen de funcionar los últimos vehículos que se vendieron en 2035. Un vehículo de este tipo se estima que tiene una vida útil de entre 12 y 15 años, por lo que hasta 2050 los podremos ver circulando entre nosotros.

¿Cómo va a aplicar la DGT esta medida respecto a los vehículos diésel y gasolina?

Lo cierto es que la DGT tenía planteado el año 2040 como fecha para poner fin a la venta de este tipo de coches. Así se promulgó dentro de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Sin embargo, al formar parte de la Unión Europea, no le queda otra que adaptarse al nuevo acuerdo y agilizar sus planes para ponerlos cinco años antes en vigor. Sin embargo, ha habido algunas comodidades, como la Comunidad de Baleares, que se han desmarcado de este acuerdo.

Eso sí, lo han hecho en un buen sentido ya que han aprobado la Ley de Cambio Climático que prohíbe la circulación de vehículos diésel nuevos a partir de 2025 y la de todos los vehículos de combustión a partir de 2035.

gasolina, diésel, DGT.

¿Qué ha ocurrido con los coches diésel y gasolina en nuestro país?

Esta focalización con el coche diésel comenzó en el año 2018 cuando no paraban de sacarse informaciones en contra de estos coches, algo que tuvo un efecto marcado en las matriculaciones anuales de estos. En este sentido, los coches diésel llevaban reinando en las ventas del mercado del motor español nada más y nada menos que 20 años. Sin embargo, en el año 2018, se produjo un adelantamiento por parte de los coches de gasolina, los cuales alcanzaron por primera vez la cabeza de las ventas en España. Desde entonces, cada vez menos españoles se han hecho con coches con motor diésel.

Además, la tecnología híbrida también se ha hecho más hueco dentro del mercado del motor, por lo que el diésel cada vez queda en un peor lugar. Tanto es así que las matriculaciones de vehículos electrificados, híbridos y de gas aumentaron en un 55% durante el año 2021, siempre en comparación con el año 2020. Pero, eso sí, se debe tener en cuenta que en ese año los datos están desvirtuados por la pandemia. Pese a esto, según los datos aportados por ANFAC, tres de cada diez vehículos vendidos en 2021 fueron vehículos eléctricos, híbridos o de gas

¿Qué restricciones hay para los vehículos diésel y gasolina por parte de la DGT?

Las restricciones del vehículo diésel y de gasolina están totalmente relacionadas con las etiquetas medioambientales de la DGT, las cuales se encuentran en vigor desde el año 2016. Esto quiere decir que los vehículos sin etiqueta son los que se repostan con gasolina y son anteriores a enero de 2000, además de los diésel anteriores a 2006. Los coches con etiqueta B se configuran como los coches de gasolina vendidos a partir de enero de 2000 y los diésel a partir de 2006. Por parte de los coches con etiqueta C, estos se consideran a los gasolina matriculados a partir de 2006 y los diésel a partir de 2014.

Pese a las diferentes restricciones que existen dentro de las comunidades autónomas, las administraciones deberían valorar las emisiones que produce cada coche, más allá de la tecnología que usen las marcas para conseguirlo. De esta manera, se podrían definir cuáles son los coches medioambientalmente más eficientes a través de una neutralidad tecnológica. En este caso, un coche diésel moderno, que cumple con la normativa Euro 6, está en los mismos niveles de emisiones que un gasolina moderno. Esto contrasta bastante con las informaciones que llegan de los niveles políticos.

¿Cómo va a afectar la prohibición de coches diésel y gasolina por parte de la DGT a los españoles?

Desde muchos sectores del mundo del motor, se hace hincapié en que España no va a poder cumplir la directiva para el año 2035, por lo que sería necesario que se pidiera una moratoria. Se ve casi como imposible ya que nuestro país debería cambiar 27 millones de coches de combustión tradicional y sólo quedan 28 años hasta 2050. Por lo tanto, habría que cambiar cada año un millón de coches, lo que se ve como una cifra inviable. Esto va de la mano de los datos de ventas de vehículos eléctricos en nuestro país, los cuales se sitúan en 30.000 coches anuales.

Pese a esto, España además se encuentra en una situación de crisis, por lo que no existe un buen momento para comprar un vehículo electrificado. Tanto es así que el negocio del renting y de los vehículos de segunda mano está creciendo mucho. También se necesitaría mucha más infraestructura en nuestro país, España necesita muchísimos más puntos de recarga. Y, por último, los conductores necesitan una reeducación ya que, por ejemplo, para recargar un coche eléctrico existen diferentes tipos de conectores y distintos tipos de recarga.

 

Artículos Relacionados