En la actualidad, existen una serie de causas que provocan siniestros en las carreteras, una de ellas son los excesos de velocidad. En diferentes ocasiones no es la razón principal de que se produzca un accidente, pero circular por encima de los límites de velocidad puede aumentar las posibilidades de siniestro y puede hacer que empeoren las consecuencias que se hayan producido en un accidente.

Para el cumplimiento por parte de los conductores de los diferentes límites de velocidad que se han establecido, la Dirección General de Tráfico cuenta con una serie de sistemas de disuasión a su disposición que en el momento en el que los conductores no respetan las normas de tráfico son de gran ayuda para que pueda multarse a los infractores que han cometido la infracción. El sistema más conocido es el caso de los radares de velocidad, una serie de aparatos que son dispuestos de forma móvil o fija en las carreteras haciendo que se pueda medir la velocidad de los diferentes vehículos que se encuentren en circulación.

Ver todas las ofertas de renting

¿Qué son los radares cascada?

Los radares en cascada, también conocidos como “radares en cadena” o “radares multilateración”, son sistemas de vigilancia y seguimiento utilizados en la detección y seguimiento de aeronaves. A diferencia de los radares convencionales que emiten una señal y miden el tiempo que tarda en rebotar en un objetivo, los radares en cascada dependen de múltiples estaciones terrestres interconectadas. Cada estación transmite una señal que es recibida por la aeronave y luego retransmitida hacia las estaciones terrestres cercanas. Al medir el tiempo que lleva que la señal viaje entre las estaciones, se puede determinar con precisión la ubicación de la aeronave en tiempo real, su altitud y velocidad.

Este enfoque tiene varias ventajas. Primero, no emite una señal constante, lo que lo hace menos vulnerable al rastreo y ataques electrónicos. Segundo, puede proporcionar una cobertura continua y precisa incluso en áreas donde los radares convencionales pueden tener dificultades, como en montañas o en zonas densamente pobladas.

Los radares en cascada son especialmente útiles en la gestión del tráfico aéreo, donde se utilizan para rastrear aviones y garantizar la seguridad y eficiencia de las operaciones aéreas.

Existen una serie de dispositivos y radares con los que cuenta la Dirección General de Tráfico para multar a los infractores y realizar un control del tráfico, siendo los radares cascada una tecnología que está siendo cada vez más popular, al ser un dispositivo de control de la velocidad que una cantidad muy pequeña de conductores conoce el funcionamiento.

El uso de los radares cascada por parte de la DGT

La Dirección General de Tráfico facilita a los usuarios mediante una página web una base de datos de manera oficial con la ubicación concreta de los diferentes radares de tipo fijo que están localizados en las carreteras de España. Una gran cantidad de conductores cuenta con un avisador de radares, una tecnología legal y permitida que está basada en la base de datos de los radares fijos de la Dirección General de Tráfico.

Es una práctica muy repetida por los conductores que en el momento en el que se acercan con el vehículo a un punto de control de velocidad en concreto en el que existe un radar de tipo fijo, reduzcan su velocidad y pasen por la ubicación en la que está localizado el radar a la velocidad que se permite. Para evitar esta práctica la Dirección General de Tráfico utiliza la técnica llamada radares en cascada que consiste en poder atravesar un punto de control de velocidad en concreto con radar fijo y un poco más tarde se coloca un radar de tipo móvil, pudiendo ser en el interior de un vehículo camuflado de la Guardia Civil, un vehículo que pertenezca a la policía autonómica o con un trípode en los aledaños de la carretera.

Mediante la colocación de dos radares de forma casi seguida de tipología diferente (un primer radar de tipo fijo y un segundo radar de tipo móvil), desde las diferentes autoridades que realizan el control del tráfico se pretende que se vigilen a los conductores que normalmente suelen frenar y reducir la velocidad antes de que se llegue al punto del radar fijo, y metros más tarde, volver a acelerar para seguir circulando por encima de los límites de velocidad que se establecen. Por ello, la forma que existe de poder evitar una multa mediante el radar de cascada es poder circular respetando los límites de velocidad que se establecen. La técnica de los radares cascada se comenzó a utilizar durante la Semana Santa del año 2020 por parte de la policía Foral de Navarra, siendo muy eficaz e implementándose en todo el ámbito nacional.

Radares cascada.

¿Cómo funcionan los radares cascada?

Los radares cascada funcionan mediante la combinación de un radar móvil y un radar fijo. En la posición anterior o posterior de un radar de tipo fijo se coloca un radar de tipo móvil, pudiendo detectarse el momento en el que el conductor acelera o frena y se registra de esta forma la velocidad de forma real en la circulación.

Realizar una frenada previa, es una técnica mediante la que poder evitar los radares que puede finalizar en una multa, ya que al pegar un frenazo de forma brusca de una manera que no esté justificada se considera una infracción grave y tiene una sanción de 200 euros de multa. Este gesto realizado por parte del conductor puede ser detectado por un agente de tráfico al no existir el modo en el que se puede percibir una infracción en concreto.

Los tipos de radares

Desde las autoridades del Estado se han implementado y desarrollado diferentes sistemas de detección y seguridad para poder mantener el orden en las calles de las ciudades de toda España. En el caso de los radares han sido una herramienta muy importante para poder detectar diferentes anomalías que pudieran producirse en las vías públicas dentro del territorio y de gran importancia para la regulación, haciendo que sea una parte muy importante para controlar el orden público y poder sancionar a los usuarios que no hayan cumplido con las leyes o las normas implementadas para que se garantice la seguridad de una gran cantidad de conductores.

Dentro de los tipos de radares existen diferentes, siendo cada uno implementado de una forma distinta con la finalidad de poder detectar de forma efectiva y puntual los diferentes excesos de velocidad que puedan producirse en las vías públicas. Existen diferentes tipos de radares dentro de las carreteras españolas como pueden ser los radares de tramo, de ruido, de cascada, móviles y fijos.

Artículos Relacionados