Nos encontramos en un momento muy difuso para el cliente del mundo del motor ya que las restricciones a la movilidad se están empezando a hacer patentes en la sociedad. En este sentido, muchos compradores no saben si optar aún por un coche de gasolina o por un vehículo eléctrico. Esto se debe a que los coches de gasolina y diésel se empezarán a dejar de vender de manera obligatoria en el año 2035 por la medida Euro 7 y a las Zonas de Bajas Emisiones impuestas en las ciudades, las cuales no permiten la entrada de ciertos vehículos a zonas centrales. Lo que dificulta la movilidad de los coches con motor de combustión interna, por lo que el cliente no sabe si elegir un vehículo de gasolina y diésel o no.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

Lo normal es que estos coches circulen hasta 2050, pero hasta ese momento las restricciones para ellos habrán crecido, lo que hará que no sea tan aconsejable comprar uno de estos coches. Sin embargo, los conductores tampoco quieren deshacerse de ellos porque no les terminan de convencer aún los coches eléctricos y tampoco tienen cajas de cambios manuales, algo que les encanta. De esta manera, podemos decir la autonomía, el tiempo y los puntos de carga y la batería son los mayores problemas para cambiarse a un eléctrico. Entonces, la compra no es el método que más les cuadra para estos momentos. Por eso, el renting se aúpa como una opción real para estar cierto tiempo con un coche de gasolina o diésel y luego pasar a uno eléctrico.

¿Cómo se puede llevar esta transición con el renting?

Con este panorama, lo mejor que puede hacer un conductor que quiere llevar aún un coche de gasolina o diésel es elegir el renting para ello. Con él, podrá establecer el período de tiempo que quiera para poder disfrutar del coche y luego pasarse a otro eléctrico, ya sea por compra o también por renting. Sería una buena opción hacerlo de nuevo a través del renting ya que los precios de los vehículos eléctricos se encuentran por las nubes ahora mismo. Por ejemplo, un comprador podría establecer 3 años de contrato de renting para un coche de gasolina y luego cambiarse a uno eléctrico y le sería mucho más fácil y rentable que hacerlo a través de la compra porque tendría que vender luego el coche y tardaría más y tendría que hacer más gestiones.

Además, debes saber que con el renting sólo debes hacer frente a una única cuota mensual. En ella, vendrán todos los gastos incluidos. Es decir, todos los gastos que estén relacionados con el coche, estarán incluidos en esa cuota. Por lo que, no te tendrás que preocupar por ningún trámite, ni por el seguro, ni las reparaciones, ni la ITV, ni tampoco la gestión de las multas. Será todo mucho más sencillo y rápido, y además contarás con un apoyo 24 horas de nuestro equipo de profesionales de Total Renting por si tienes algún tipo de duda o gestión que realizar.

renting.

Más ventajas del renting

Si tenemos que describir el resto de beneficios que te aporta el renting como conductor, podemos decir que podrás disfrutar de mucha flexibilidad. Esto se debe a que, como hemos dicho antes, podrás establecer el tiempo por el que quieras tener tu coche y después devolverlo sin ningún tipo de problema. Por lo que, en ese sentido, tú sólo decidirás el compromiso que quieras llevar a cabo, no tendrás que hacerlo por un día más. Además, no tendrás que asumir ningún tipo de gasto de entrada para el coche, como sí suele ocurrir con el tema de la compra, algo que abarata más el gasto en estos coches.

Viendo el momento en el que nos encontramos, podemos decir que el ahorro que supone el renting para nuestros clientes es sumamente valorable. Existe una clara recesión económica, a la par que hay muchas dificultades por la Guerra entre Ucrania y Rusia. Esto hace que no sea el mejor momento para la compra de un coche, al igual que no lo es para la producción de vehículos ya que hay una gran escasez de materiales como aluminio, cables o microchips. Tal hecho está repercutiendo también en los plazos de entrega de estos coches, lo que está retardando mucho más estas. En el renting, también está ocurriendo pero en menor plazo de tiempo, en muchas ocasiones en la compra los tiempos de entrega pueden alargarse hasta un año.

¿Cómo son los coches de Total Renting?

De manera habitual, la contratación del renting se basa en poner un kilometraje máximo a los arrendadores. Este límite suele estar entre los 10.000 y los 45.000 kilómetros al año, siempre según la empresa. De esta manera, en Total Renting, tendrás a tu disponibilidad coches con una vida de tres años naturales y un total de 25.000 kilómetros. Esto hace que haya unas buenísimas condiciones en lo que se refiere al rendimiento a largo plazo y durabilidad.

Otra de las grandes ventajas que aporta el renting es que los coches ya han pasado por un gran volumen de revisiones, algo que se debe a que esta es una de las cláusulas contractuales dentro del mundillo. Por tal motivo, a los coches de renting se les consideran soluciones con grandes garantías de calidad. Así, podrás rentabilizar la inversión y no tener más gastos por reparaciones. Esto no es igual que si te haces con un coche particular a través del método tradicional de compra debido a que no tendrá las mismas garantías y probablemente las condiciones luego sean peores.

Artículos Relacionados