Ya sabemos que nos encontramos en plena transición hacia la movilidad eléctrica y sostenible y que eso significa que los coches con motor de combustión irán desapareciendo poco a poco. Sin embargo, la duda de muchos conductores es cuál es la fecha a partir de la cual no se pueda conducir más este tipo de coches. En este sentido, no hay una fecha concreta, pero lo que sí te podemos decir es que a partir de 2035 ya no se podrán vender más coches con motor de combustión. Esto supondrá una paulatina desaparición de estos modelos, dejando paso totalmente a los vehículos eléctricos que a día de hoy se están implantando cada vez más en el mercado.

Al final, el objetivo es la descarbonización del sector de la automoción, esto al menos es lo que tienen sobre la mesa los gobiernos de la Unión Europea. Realmente, se trata de disminuir en un 90% las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con el año 1990. Para ello, se implanta la medida anteriormente nombrado, la supresión de los propulsores de combustión interna para en 2035 prohibir totalmente la venta furgonetas y turismos nuevos con motores térmicos. Si quieres saber más sobre esta cuestión, sólo tienes que seguir leyendo.

¿Cuándo se dejarán de utilizar realmente estos vehículos con motor de combustión interna?

Los motores de combustión interna, tanto de gasolina como diésel, son los más comunes actualmente. De hecho, sólo en España, hay 24 millones de coches con este tipo de motorizaciones. Casi 15 millones de ellos pertenecen a modelos de diésel y 9 millones a modelos de gasolina. En conjunto, conforman el 97,3% de los turismos que pueblan el parque automovilístico. Y el tiempo de duración que tienen es de 13,1 años de media, algo que dificulta que los consumidores se adapten de manera rápida a esta nueva normativa.

Por ello y según lo que afirma el Parlamento Europeo, los plazos se dilatarán más allá de la fecha de fin de venta de estos modelos. Teniendo que la vida útil de los coches es de entre entre 10 y 15 años y que los últimos vehículos de motor de combustión se venderán a finales de 2034, estos cumplirán su ciclo de vida en 2050. Esta es además la fecha límite que la Unión Europea se ha fijado para ser neutra en carbono. Por lo que, esa será realmente la fecha en la que ya no sea usen más este tipo de coches ya que será legalmente imposible.

¿Cómo han reaccionado las marcas ante esto?

Con todos estos condicionantes encima de la mesa, muchas de las firmas del motor ya han puesto una fecha al fin de la producción de este tipo de coches. De esta manera, buscan dar la mayor importancia a los vehículos eléctricos y a los híbridos enchufables, para así ir acostumbrando al cliente. Ejemplos de ello son Smart, la cual ya se despidió de ellos en 2020 y Abarth y DS, las cuales lo harán en 2024. Ocurrirá lo mismo también con Jaguar (2025), Audi (2026) y Opel (2028). Al igual que en 2030 para marcas como Bentley, Cupra, Fiat, Ford, Mercedes, Mini, Peugeot, Renault y Volvo. Como una de las últimas fechas destacan las japonesas Hyundai y Lexus, que ponen el fin en 2035.

diésel gasolina

Por otro lado, otras marcas se están centrando también en los avances dentro de los vehículos eléctricos. Esto ocurre con la marca alemana Volkswagen, que acaba de solicitar el registro de una patente para una nueva pila de combustible de hidrógeno. Esto supone un gran avance y además, es más barata que las actuales. Con ella, se podrá dotar a los vehículos de una autonomía de nada más y nada menos que 2.000 kilómetros y todo sin repostar. Esto supone una auténtica locura si lo comparamos con las autonomías que hay actualmente, las cuales no suelen sobrepasar los 500 kilómetros.

¿Se deberán jubilar los coches con motor de combustión interna de manera rápida?

Viendo las circunstancias expuestas, se puede concluir que no habrá que jubilar inmediatamente estos coches. Sólo se puede afirmar que, a partir de 2035, ya no se comercializaran coches nuevos con motores que emitan gases contaminantes. Al igual que se puede decir que sólo se va a poder adquirir un coche de gasolina o diésel hasta el 31 de enero de 2034. Después de esa fecha, estos seguirán circulando y se podrá seguir haciendo compraventa con estos modelos, pero siempre en el mercado de la segunda mano.

Para disuadir a los consumidores de este tipo de coches, la Unión Europea utiliza medidas como prohibir a estos la entrada a zonas de bajas emisiones en núcleos urbanos cada vez más extensos. Al igual que ocurre con la subida del impuesto de circulación y los precios de los combustibles fósiles.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

La comunicación entre coches en la nueva movilidad gracias al 5G

En este sentido, el 5G también va a influir en la movilidad. Los sistemas de comunicación de un vehículo a otro (abreviado como V2V) van a ayudar a intercambiar datos entre vehículos, lo cual hará más fácil y accesible la gestión en las vías de circulación y la movilidad inteligente. De esta manera, la tecnología te brindará ayuda para sortear obstáculos, atascos o hasta para evitar accidentes gracias a la comunicación entre vehículos. Esto, sin duda alguna, será posible dentro de 20 años con los avances que habrá.

El transporte público eléctrico también será otra de las implantaciones de la nueva movilidad. Y es que los vehículos eléctricos también llegarán para quedarse en el ámbito del transporte público. Una gran parte de las ciudades españolas ya tienen modelos eléctricos entre sus flotas de autobuses públicos, los cuales irán creciendo con el paso de los años. Dentro de 20 años, se espera que todos los vehículos que haya en la ciudad sean eléctricos y contaminen cero.


Artículos Relacionados