¿Se igualará los precios de los coches eléctricos a los de diésel o gasolina?

Muchos expertos aseguraban que el año 2022 sería en el que los precios de los vehículos eléctricos podrían igualarse con los precios de gasolina o diésel. Las diferencias han hecho que las ventas de los eléctricos despeguen, una situación lejana aunque no tan inimaginable como hace unos años. El principal coste de un vehículo eléctrico en su producción es su batería, debido a sus altos costes de producción. Además, la curva de los precios de los eléctricos  arrastra una curva descendente de forma continua, pero de lo que tampoco hay duda es que la curva de los precios de los vehículos con motor térmico está subiendo a grandes velocidades siendo un 8% en el último año debido al aumento de los costes tecnológicos en el desarrollo de nuevos coches, las restrictivas normas de anticontaminación y la inflación son factores a tener en cuenta.

En el 2025, los costes de las baterías se espera que se reduzcan, siendo el momento en el que el vehículo eléctrico tendrá un precio más asequible. Los futuros coches eléctricos tendrán baterías más pequeñas que hasta ahora, pero permitirán recorrer más kilómetros y serán más eficientes.

Ver todas las ofertas de renting disponibles

El futuro de los vehículos eléctricos

La escasez de materiales y la situación actual de las minas podría provocar que el crecimiento de los vehículos eléctricos se paralice, pero los grandes automovilísticos están asociados con empresas para poder llegar a cubrir producciones. El año 2035 está situado como fecha límite para poder vender vehículos con motor térmico, siendo la fecha fijada para prohibir los coches de gasolina y los diésel.

La cifra en la que gasolina y electricidad alcanzarán un precio equitativo harían que la construcción de coches eléctricos aumentara diluyendo la construcción de coches de diésel o de gasolina.  El mercado necesita que los costes de esta pieza clave sean inferiores y parece que solo podrán acceder a estos precios aquellas empresas que se asocien con empresas mineras. La subida del precio del litio ha sido insultante en los últimos dos años. Ha llegado a dispararse por encima del 700% y ha puesto en duda la viabilidad de diferentes modelos exitosos

coche eléctrico, gasolina y diésel.

Fiscalidad coches eléctricos

España está ubicada entre los países con peor fiscalidad para los vehículos en diferencia con los ingresos procedentes por la fiscalidad de los vehículos y combustibles. Uno de los objetivos que forman parte del parque de vehículos eléctricos en España debe situarse en las cinco millones de unidades en 2030. Actualmente solo circulan por carretera poco más de 200.000 coches eléctricos. Los vehículos eléctricos existentes hace que España ocupe el puesto 23 de los 31 países de Europa en cuanto a la adopción de coches eléctricos de batería, por detrás de Portugal. Italia y Francia según los diferentes analistas.

El Consejo Europeo y el Parlamento Europeo ya han puesto fecha a la prohibición de la venta de furgonetas y turismos con motores de combustión que será en el año 2035. Uno de los principales problemas del crecimiento del número de vehículos eléctricos es la fiscalidad, ya que el régimen fiscal es anticuado y recompensa la elección de una flota que se base en los combustibles fósiles. En España todavía se favorece fiscalmente a los coches híbridos enchufables que no son penalizados en función de su impacto a nivel ambiental, ya que producen emisiones contaminantes al no circular de forma sistemática en modo eléctrico.

Diferencia con los vehículos de diésel o gasolina

Los Gobiernos favorecen a los vehículos eléctricos porque en los próximos años esperan que se produzca un paso hacia la movilidad cien por cien eléctrica. El IVA también juega un papel importante en la fiscalidad de los coches eléctricos. La reclamación habitual de las asociaciones del sector sobre un IVA reducido para fomentar la compra de coches eléctricos.

Además, las empresas no se animan a migrar sus flotas hacia vehículos sostenibles. Es una situación que se está desarrollando en Bélgica, Francia o Portugal países en los que la cantidad que se puede amortizar depende de las emisiones que emite el vehículo. En un futuro se espera que España siga adoptando medidas similares y continúe los pasos marcados hacia el futuro sostenible.

La recarga inteligente de los vehículos eléctricos

La carga rápida disminuye la autonomía de la batería a largo plazo. La carga total también permite que la autonomía sufra en cierta medida siendo recomendable hacer una carga convencional y manteniendo la autonomía entre un 20% y un 80% del total, preservando la integridad de la batería.

El precio de la recarga se modifica mucho según la hora y el lugar en el que se realice una determinada operación, por lo que debes tener un punto de carga instalado en el domicilio, para poder hacerlo de una forma más económica y eficiente afectando de forma directa a la autonomía.

Puntos de recarga en los aparcamientos

Actualmente los vehículos eléctricos cuentan con una gran cantidad de modelos en el mercado, ya que muchos usuarios han podido obtener el vehículo eléctrico ideal En la actualidad es muy común que los vehículos eléctricos tengan una gran cantidad de modelos en el mercado, debido a esto muchos usuarios ya han podido obtener el vehículo eléctrico ideal para su vida, provocando que se puedan apreciar en las calles de todas las ciudades del mundo una mayor cantidad de usuarios con coches 100% eléctricos. Una gran cantidad de electrolineras y nuevos puntos de recarga en los aparcamientos se han puesto en marcha en las ciudades, al igual que en parkings, establecimientos y electrolineras que implementan diferentes puntos de recarga para los modelos eléctricos existentes en el mercado. Gracias a Total Renting, el cliente puede elegir el punto de recarga que necesita, con gran seguridad, calidad asegurada y a precios asequibles.

Artículos Relacionados